Las incertidumbre sigue siendo máxima en Estados Unidos para todos aquellos afectados por la supresión del programa DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), pero no solo para ellos. Esta revocación de los derechos del grupo de inmigrantes conocidos como Dreamers (Soñadores), cuya aplicación está prevista que se comience a ser efectiva a partir del próximo mes de marzo, también afecta en gran medida al sector empresarial tecnológico, uno de los más importantes en el país.

El programa DACA ampara en la actualidad a cerca de un millón de personas extranjeras que llegaron a Estados Unidos siendo niños y que ahora trabajan para muchas de estas compañías reconocidas a nivel internacional. Ahora, la Coalición por el Sueño Americano (Coalition for the American Dream), de la cual forman parte muchas de estas empresas, pretende que el Congreso apruebe una ley que permita a estos inmigrantes continuar trabajando en territorio estadounidense.

Entre las corporaciones que figuran se encuentran los nombres de Microsoft, Alphabet (Google), Facebook, IBM, Intel o Uber, según reporta Reuters. Se desconoce aún el listado completo de empresas que componen dicha coalición, pero se espera que se sumen más a lo largo de los meses venideros, pues está previsto que las primeras acciones ante el Congreso comiencen a tener lugar durante el mes de diciembre.

Un problema para la economía

Para las gigantes del panorama tecnológico es importante a nivel económico que la revocación del DACA no llegue a hacerse efectiva o, al menos, no con los términos establecidos hasta el momento. El 72 por ciento de las compañías que se sitúan dentro del Top 25 de la lista Fortune 500 emplea a beneficiarios del plan de protección para los Dreamers, por lo cual podemos hacernos una idea del impacto que su supresión podría suponer a nivel empresarial.

A lo largo de los últimos meses hemos podido ver a diferentes dirigentes de empresas estandarte norteamericanas expresando su apoyo a los inmigrantes y mostrando su total disconformidad con la revocación del DACA. "Los Dramers contribuyen a nuestras compañías y comunidades tanto como tú y yo", tuiteaba Tim Cook (Apple). Sundar Pichai (Google), también hacía lo propio: "Los Dreamers son nuestros vecinos, nuestros amigos y compañeros de trabajo. Esta es su casa".

Queda por ver el desarrollo de los acontecimientos y el cariz que toma la situación en los meses venideros, que serán claves en la lucha contra una de las políticas más polémicas del actual presidente del país, Donald Trump. Una política donde una amplia mayoría de los afectados vuelven a ser los habitantes de origen mexicano, el núcleo poblacional más castigado por la llegada al poder de este.