El motor BE-4 de Blue Origin ha superado su primer obstáculo. La prueba de fuego del motor de gran escala de la compañía privada de Jeff Bezos ha sido realizada con éxito, después de que la compañía probara una de sus mayores apuestas en las instalaciones de Texas.

En su cuenta de Twitter, Blue Origin y Jeff Bezos han compartido el éxito de la prueba del BE-4, la pieza clave del cohete reutilizable New Glenn.

El avance del motor es un gran paso para conseguir el lanzamiento del cohete, sobre todo después del difícil proceso de fabricación de un hardware que impulsaría el cohete y que Blue Origin lleva desarrollando desde 2011. Jeff Bezos publicó el pasado mes de marzo las primeras fotografías del motor, lo que indicaba que las primeras pruebas no tardarían en llegar.

Por otro lado, el BE-4 sería utilizado también por la United Launch Alliance (ULA) para lanzar su cohete Vulcan, después de la polémica por utilizar motores de fabricación rusos, los cuales fueron prohibidos por el Congreso de Estados Unidos. La ULA ha estado al pendiente del avance del motor de gran escala para confirmar su utilización en su nuevo proyecto y, a pesar de que el BE-4 todavía no se ha probado en su máxima potencia, este logro es una buena noticia para Blue Origin.

El ingeniero de software de la compañía, Brandon Haber, escribió en Twitter que "hubo una muy, muy, muy buena fiesta en el oeste de Texas anoche", en relación a la celebración por la exitosa prueba del motor.