Dark kitchen, delivery

Los rumores empezaron el sábado, día poco habitual para el mundo de las inversiones, pero ha sido este mismo domingo cuando se ha confirmado el dato. Deliveroo, la compañía de entrega de comidas con base en Reino Unido, ha cerrado su sexta ronda de financiación desde que se iniciasen las inyecciones de capital en la compañía en 2014. 385 millones de dólares tienen la culpa de esta nueva ronda; lo que supone que Deliveroo ha cerrado la ronda más grande desde su creación en 2012. Según el comunicado de la compañía, los nuevos fondos estarán destinados a la expansión internacional, -la entrada de fondos estadounidenses podría ser crucial para su expansión por el país norteamericano- y para crear sus propias cocinas; de esta manera controlarían todas las fases del proceso y se generaría una nueva fuente de monetización. Pos supuesto, conseguir más cuota de mercado que sus compertidores (Just Eat y Uber Eats) también son relevantes para levantar una nueva ronda de financiación.

En la operación se han unido un grupo de fondos estadounidenses: Fidelity y T Rowe Price, conocidos por su apoyo financiero en Facebook y Snap antes de que ambas decidiesen salir a cotizar en los mercados públicos. Por otro lado, los inversores que ya respaldaron a Deliveroo en anteriores ocasiones, también han querido revalidar su posición en la ronda: DST Global, General Catalyst, Index Ventures y Accel Partners. Softbank también ha entrado en la lista de inversores, lo cual aleja al gigante japonés de una posible operación con Uber. Recordemos que la división de reparto de alimentos de la tecnológica estadounidense compite directamente, tanto en precio como en lograr una masa crítica de repartidores fieles, en un gran número de ciudades.

Los repartidores de Deliveroo en pie de guerra, y no sin razón

Con esta nueva operación, la marca británica alcanza una valoración aproximada de 2.000 millones de dólares. Pero todo esto no aleja la sombra de las grandes pérdidas que genera la compañía. 12 países y 120.000 restaurantes que han supuesto un salto de los** 30 millones de libras a los 129 millones en pérdidas **en sólo un año. Todo un agujero negro en las cuentas de la tecnológica que supone un aumento de 400%.

Con el problema de los riders a la espalda

Los dilemas que ha tenido Deliveroo durante los últimos meses con sus riders parece ser que no ha calado en la esfera de los inversores.

Los nuevos modelos de contrato establecidos en España, lugar donde se ha registrado el mayor número de quejas por parte de los repartidores, ha dado como resultado que, desde el inicio de verano, Deliveroo se ha quedado con 200 repartidores menos entre sus filas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.