Esta semana, dos fenómenos naturales cobraron la factura del calentamiento global: el huracán Irma en Estados Unidos, que hasta ahora ha dejado 30 muertos, y el terremoto más fuerte desde hace 100 años en México, que ha dejado 98 víctimas mortales. Estos son los costos de los daños que han generado.

El huracán Irma saldrá más barato de lo estimado inicialmente

Irma subió rápidamente a un huracán de categoría 5, que luego se debilitó a categoría 1 y tras su paso por la costa oeste de Florida, a tormenta tropical. De acuerdo con Bloomberg, los daños generados por el fenómeno natural costarán más de 50 mil millones de dólares a Florida. En un principio, se estimaba que podría llegar a costar hasta 150 mil millones de dólares. No obstante, la estimación de Joel N. Myers, fundador, presidente y miembro de la junta directiva de AccuWeather, es otra:

Nosotros creemos que la estimación del daño de Irma será de unos 100 mil millones, uno de los huracanes más costosos de todos los tiempos.

Adicional a los costos en Florida, los estragos de Irma en el Cuba y el Caribe, región que ha sumado un total de 55 víctimas mortales, rondan los 30 mil millones de dólares.

También el terremoto más fuerte de los últimos 100 años en México

El costo de los daños generados por el terremoto del pasado jueves 7 de septiembre, con una magnitud de 8,2 grados en la escala de Richter, será bastante limitado, indicó la agencia calificadora de crédito Moody´s. Los estragos fueron mucho menor que en 1985, cuando fueron de 2.4% del PIB, debido a que el epicentro estuvo lejos de la capital mexicana, donde se concentra gran parte de la actividad económica del país.

México cuenta con un Bono Catastrófico Fonden 2017 por 150 millones de dólares, que recibirá si el Servicio Geológico de Estados Unidos determina que el evento sísmico cumple con los parámetros establecidos en el contrato. Moody´s expresó en un boletín de prensa:

Se espera que el terremoto no tenga un impacto significativo en el nivel total de la actividad económica del país, además de que el valor monetario de los daños materiales probablemente sea bastante limitado.

Oaxaca y Chiapas, las entidades más pobres del país, fueron los estados más afectados. Por este motivo, el Gobierno mexicano decidió eximir de impuestos a las personas físicas y morales en ambos. Asimismo, los apoyos que habían sido prometidos para los damnificados por el huracán Harvey en Texas fueron finalmente enviados a las familias y comunidades afectadas en el territorio nacional.

De acuerdo con Moody's, los daños a los hogares y la infraestructura afectada por el seísmo representan sólo el 1.8% de los préstamos hipotecarios de los bancos.