En 2014 llegaba la que es una de las sagas de la generación y, sin duda, una marca que pasará a la historia de los videojuegos. Destiny, la sumamente ambiciosa nueva franquicia de Bungie, aterrizaba en las tiendas envuelta de un hype desmesurado y una recepción algo tibia por parte de la prensa especializada y un gran sector del público: una floja historia, una narrativa mediocre y una vida útil mucho más corta de lo que se antojaba en un principio fueron los principales defectos que la compañía se encargó de pulir con el paso del tiempo y la llegada de expansiones como The Taken King.

Ahora, con Destiny 2, el estudio tiene una segunda oportunidad para convencer desde el primer día. Es evidente que desde el estudio han apostado por una secuela sumamente continuista pero si terminan corrigiendo los grandes defectos de la primera entrega, poco importará. Es posible, debido a que esta vez llega a PC o, simplemente, has cambiado de idea, te estrenes en la saga con esta secuela. Para ello te contamos dónde quedó la historia, las diferencias de las clases y más.

¿Dónde se quedó la historia?

La forma de contar la historia y presentar el interesantísimo universo del primer Destiny fue un auténtico desastre pero eso no quita que estemos ante una premisa sumamente interesante. En Destiny nos presentaban la figura del Viajero, esa enorme y misteriosa esfera blanca que flota y ejerce como halo protector justo por encima de la Ciudad, el último baluarte de la humanidad en la Tierra. Y es que tras la Edad de Oro, una época en la que se realizaron increíbles avances tecnológicos gracias a la tecnología aportada por el Viajero, la humanidad pudo pisar planetas del Sistema Solar como Marte o Venus pero, por contra, surgió el enfrentamiento con razas alienígenas como los Cabal de Marte o los Vex de Venus entre muchos otros. Para defender a la humanidad en estos conflictos nacían los Guardianes, protectores potenciados por la energía de la Luz del Viajero y guiados por los Fantasmas, ese pequeño robot que sirve como ayudante ingame.

Y si la primera entrega nos enfrentaba, sobre todo, a la Colmena nacida en la Luna, esta vez tocará plantarle cara a la Legión Roja, un ejército Cabal comandado por Dominus Ghaul que, empezando fuerte, destruye la Torre (el punto de encuentro de los jugadores de Destiny desde 2013) al empezar Destiny 2 con el objetivo último de hacerse con la energía de Luz del Viajero para usarlo en su favor. Pero, eso sí, de nuevo nos tendremos que ver las caras con los Vex, los Caídos, la Colmena e incluso enemigos poseídos.

¿Qué clase elegir?

Destiny, al contrario que muchos de los MMO o A-RPG en los que se inspira, no sigue un patrón evidente en las tres clases que pone a disposición del jugador: los Titanes, Hechiceros y Cazadores. Es cierto que los Titanes son lo más parecido al clásico arquetipo del tanque, un personaje de corte más defensivo y resistente pero es difícil clasificar las otras dos clases: podríamos destacar la movilidad de los Cazadores y la velocidad de recuperación de los Hechiceros. Lo bueno de Destiny es la versatilidad de sus clases, haciendo que cada una sea válida para cualquier situación.

Las grandes diferencias, más allá de lo puramente estético (tampoco el sexo o la raza influyen lo más mínimo en lo jugable), están en las tres subclases de cada uno de ellos, desde la cúpula protectora o el escudo al más puro estilo Capitán América del Titán hasta la pistola dorada o el bastón eléctrico del Cazador o la espada de fuego y la bola de vacío del Hechicero. De nuevo, destaca el aspecto más defensivo del Titán, las grandes cantidades de daño del Cazador o las habilidades de área del Hechicero. Experimenta y elige, en Destiny no hay una clase errónea

Veteranos y novatos, todos iguales.

En una de las decisiones más controvertidas de cara a esta secuela, Bungie confirmó que no pretendían ser fieles a su promesa de permitir traspasar nuestro personaje, progreso y loot del primer juego y, por tanto, las decenas, cientos o miles de horas invertidas en el primer Destiny no importan nada. Así pues, tanto el jugador novato que dé sus primeros pasos en esta secuela como el experimentado en la entrega original, estarán al mismo nivel. El detalle más destacable que la compañía ha tenido con los veteranos son unas ilustraciones que conmemoran ciertos hitos alcanzados durante la historia y las expansiones del primer juego y un grupo de emblemas relacionados con estas mismas hazañas.