Desde que Travis Kalanick fue apartado de su puesto como CEO de Uber el pasado mes de junio, no han cesado sus intentos de volver a entrar en la compañía. Según revelaron las últimas informaciones, Kalanick estaría interesado en seguir en Uber como socio y asesor. Sin embargo, su objetivo podría estar en peligro después de que uno de los inversionistas de Uber, Benchmark Capital, denunciara este jueves 10 de agosto al antiguo CEO por fraude, incumplimiento de contrato e incumplimiento de obligaciones fiduciarias..

Según la acusación, Travis Kalanick podría haber pasado por alto un patrón de mala conducta mientras era CEO de la compañía para juntar a sus socios más leales y así poder allanar el camino de su vuelta al servicio de transporte privado.

El problema se inició después de que se crearan tres asientos adicionales en la junta directiva durante 2016, los cuales estaban controlados por Kalanick. Además de seleccionar a personas de acuerdo con sus intereses, el antiguo CEO se auto-adjudicó uno de los tres asientos después de su salida de la empresa.

Según los inversionistas, la medida se aprobó porque en ese entonces no tenían constancia de las acciones de Kalanick que le llevaron a dimitir el pasado mes de junio. Además de las denuncias por acoso sexual, el rumbo que estaba tomando la empresa no era la adecuada para la junta directiva, la cual forzó la salida de Kalanick.

Benchmark pretende evitar la vuelta del antiguo director al consejo, una decisión que han considerado "inadecuada e inequitativa, y debe ser invalidada".

Por su parte, un portavoz de Kalanick ha afirmado que la demanda está "plagada de mentiras y falsas acusaciones", informó Axios.

Benchmark Capital, que cuenta con un 20% del poder del voto en Uber, ha solicitado que se prohíba cualquier actividad dentro del consejo por parte del antiguo CEO.

Además de querer seguir como socio y asesor de la empresa, Travis Kalanick ha estado presente durante las discusiones para decidir quien ocupará su puesto, una de las acciones que Benchmark quiere evitar con su denuncia interpuesta este 10 de agosto. Si la denuncia siguiera adelante, Kalanick perdería todas las oportunidades para volver a Uber y sería permanentemente expulsado del consejo de la compañía.