El pasado mes de marzo se anunció que Intel adquiriría toda la tecnología de vehículos autónomos de Mobileye y, este 8 de agosto, se ha cerrado la compra por unos 15.000 millones de dólares. El negocio sellado este martes proporciona a Intel el 84% de la compañía con cuya tecnología pretende unirse a la industria de los coches autónomos.

Intel quiere ir más allá de los chips y pretende convertirse en proveedor de tecnologías para el desarrollo de la conducción autónoma a través del análisis de datos, Machine Learning y mapeo de sistemas avanzados de asistencia al conductor de Mobileye.

En un comunicado, el CEO de Intel, Brian Krzanich, afirmó que la compañía se une a al tecnología que necesita la industria del automóvil en un futuro y añadió:

Es un reto emocionante a nivel de ingeniería y una gran oportunidad de crecimiento para Intel. Aún más emocionante es el potencial de los automóviles autónomos para transformar las industrias, mejorar la sociedad y salvar millones de vidas.

Además de su tecnología, Mobileye también apoyará a Intel en las relaciones comerciales con fabricantes de automóviles y proveedores que permitan el desarrollo de la conducción autónoma tras la alianza de las compañías.

La otra inversión de Intel está localizada en la realidad aumentada, después de que la compañía diera un paso atrás en el desarrollo de los wearables para centrarse en esta tecnología en la que también están invirtiendo empresas como Apple.