WhatsApp podría correr grave peligro en China. Los usuarios del servicio de mensajería han registrado interrupciones generalizadas en todo el país y muchos temen que pueda haber sido bloqueado por las autoridades. La única manera de evitar la censura, llamada The Great Firewall, es conectarse desde una red privada que pueda burlar las prohibiciones, y eso es precisamente lo que han tenido que hacer algunos usuarios para lograr enviar mensajes a través de WhatsApp.

Además de los mensajes de texto, se han registrado problemas en el envío de imágenes y notas de voz, aunque todavía no se ha podido confirmar que el Gobierno chino haya ordenado la interrupción del servicio. Nadim Kobeissi, un criptógrafo en la compañía de investigación Symbolic Software destacó para The New York Times:

De acuerdo con el análisis que realizamos hoy en la infraestructura de WhtasApp, parece que 'The Great Firewall' está imponiendo una censura que selectivamente apunta a las funcionalidades de WhatsApp

Los mensajes encriptados de WhatsApp ofrecen una mayor privacidad para los usuarios, a diferencia de la plataforma WeChat, propiedad de la compañía Tencent y legalmente obligado a cooperar con las agencias de seguridad chinas. Expertos en la censura china consultados por la agencia AP afirmaron que las autoridades, al no poder acceder a toda la información de la red de mensajería, han decidido bloquear WhatsApp para obligar a los clientes a utilizar otros servicios no cifrados como WeChat y así tener un mayor control de los ciudadanos y sus conversaciones.

En el caso de que pudiera confirmarse que el Gobierno está detrás del bloqueo de WhatsApp, esta sería otra de las compañías censuradas en el país como Facebook, Twitter, Google, Instagram y Telegram. Es posible que las interrupciones en el servicio fueran algo intencional o un preludio de una mayor censura pero, tomando como referentes las experiencias con los otros servicios, WhatsApp podría ser la nueva víctima de The Great Firewall.

El posible bloqueo se ha dado en un contexto complicado en China. El activista y ganador del Nobel de la Paz Liu Xiaobo murió el pasado 14 de julio mientras se encontraba preso, provocando un gran revuelo por las condiciones de su muerte y su tratamiento de la enfermedad que padecía, un cáncer de hígado. Por otro lado, el país se encuentra en los preparativos del XIX Congreso del Partido Comunista, el evento clave de la política china.

En un contexto de turbulencias políticas, tener el control de la red puede dar mucho poder al Gobierno chino. El pasado mes de enero, China bloqueó las Redes Virtuales Privadas, VPN, evitando así que cualquier ciudadano pudiera saltarse la censura. Sin la aprobación previa del Gobierno, estas redes no pueden ser utilizadas en el país.

La nueva ley de seguridad cibernética también causó estragos para las empresas extranjeras que se encuentran en China. El Gobierno destacó que las compañías tecnológicas están obligadas a almacenar toda la información dentro del continente por la creciente amenaza de ciberterrorismo. Apple decidió responder a esta nueva medida y abrió su primer centro de datos para guardar la información de los usuarios chinos.