La nueva versión de Samsung Flow permite a los usuarios desbloquear cualquier equipo con Windows 10 haciendo uso del lector de huellas dactilares integrado en los teléfonos Galaxy de la compañía surcoreana. El único requisito es que el dispositivo ejecute, como mínimo, la versión Marshmallow de Android y cuente con un lector de huellas dactilares.

Además de este desbloqueo seguro, Samsung Flow permite enviar notificaciones del teléfono al ordenador, compartir contenido entre dispositivos y facilitar la conexión compartida que ofrecen los teléfonos Galaxy.

Hasta ahora, Samsung Flow solo era compatible con los ordenadores Windows 10 de Samsung. Tras la última actualización, cualquier ordenador con Windows 10 podrá trabajar con este sistema, independientemente del fabricante. El único requisito es ejecutar la versión Windows 10 Creators Update.