Valencia está empezando a parecerse a Barcelona, al menos en lo que a la lucha contra las plataformas de pisos turísticos se refiere.

El gremio de los hosteleros valencianos, una de las cunas del turismo español, está en pie de guerra y quiere adoptar una medida similar a la que se ha llevado a cabo en Barcelona. Además de las multas que se suceden por incumplimiento de la normativa a la hora de los registros de pisos en las respectivas agencias de turismo, y que poco a poco se van decantando de un lado o de otro, ahora se suma la propuesta de la persecución por parte de los ciudadanos.

Ya lo hizo Barcelona hace un año aproximadamente y ahora el gremio de los hosteleros valencianos quiere sumarse con una web similar para la comunidad. La idea consiste en crear una web en la que, además de detallar todos y cada uno de los pisos que sí están registrados como vacacionales, los vecinos puedan denunciar a esos otros que no aparezcan y que se tenga constancia de que puedan estar registrados en alguna de las plataformas de pisos: Airbnb y HomeAway serían las más destacadas de la lista de seis que se está vigilando de cerca.

Sería, en cualquier caso, una suerte de caza de brujas que, según los hosteleros serviría para paliar las carencias de personal público dedicado al registro de este tipo de viviendas. De esta manera, los propios ciudadanos y vecinos tendrían el poder de denunciar cualquier caso. En el caso de Madrid por ejemplo, que también se ha propuesto una reforma de la normativa que afecta a plataformas como Airbnb, se ha llegado un poco más lejos e incluso se quiere otorgar poder de decisión a las comunidades de vecinos para que, si lo consideran oportuno, no se pueda usar una vivienda para estos fines.

No está del todo claro cuál ha sido el éxito de plataformas como la de Barcelona. Según algunas fuentes del sector, la cifra podría ascender a cientos de pisos identificados como irregulares por parte de los vecinos. Sin embargo, en una entrevista a Hipertextual, Joseba Cortazar de HomeAway explicaba que tras solicitar los datos al Ayuntamiento de Barcelona para analizar los resultados de la web, lo cierto es que muy pocos eran en referencia a pisos turísticos:

"De 1.000 denuncias en la Ciudad Condal, sólo el 0,001% han venido por temas de residencia de vacaciones. Muchas menos que las de los hoteles".

La cuestión es que es un buen momento para presentar esta propuesta ante las Cortes, ya que Valencia está a punto de validar una nueva ley de turismo mucho más dura, que promete sanciones mucho más altas. Son tiempos duros para Airbnb.