El debate sobre 13 Reasons Why continúa. Desde el estreno de esta popular producción de Netflix, parte de la crítica ha alabado que la serie hablara con franqueza sobre el suicidio de su protagonista, Hannah Baker, mientras que otros lamentaron la excesiva crudeza de algunas escenas. Un nuevo estudio, publicado hoy en la revista JAMA Internal Medicine, analiza el impacto que tuvo Por trece razones en las búsquedas sobre suicidio realizadas en internet.

El equipo de John W. Ayers, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Estado de San Diego, utilizó Google Trends y Comscore para determinar el hipotético impacto de la serie sobre la salud pública. Los investigadores evaluaron las diferentes tendencias de búsqueda en internet desde el 31 de marzo de 2017, fecha de estreno de 13 Reasons Why en Netflix, y el 18 de abril de 2017, un día antes de que el exjugador de fútbol americano Aaron Hernández se quitase la vida, ya que este trágico suceso podría afectar a los resultados.

Posteriormente, los científicos modelizaron cuáles hubieran sido las búsquedas en internet si 13 Reasons Why no se hubiera estrenado nunca, apoyándose en los datos de tendencias históricas en el mismo período de tiempo. "Esta estrategia nos permite identificar los efectos que Por trece razones tuvo en el público y en los pensamientos sobre el suicidio", defiende Benjamin Althouse, coautor del trabajo e investigador del Instituto de Modelización de Enfermedades de Washington. Según sus resultados, las búsquedas en internet sobre suicidio aumentaron un 19% durante las fechas señaladas.

La prevención del suicidio, una asignatura pendiente

"En términos relativos, es difícil apreciar la magnitud del estreno de 13 Reasons Why", sostiene Mark Dredze, otro de los autores del estudio en JAMA Internal Medicine y profesor de Ciencias computacionales en la Universidad Johns Hopkins. "De hecho hubo entre 900.000 y 1.500.000 más de búsquedas asociadas con el suicidio de lo esperado en los diecinueve días siguientes a su aparición [en Netflix]", subraya. El aumento de las búsquedas en la red sobre estos términos siguió dos tendencias principales. Por un lado, una parte de las búsquedas en internet se relacionaron con "línea telefónica sobre suicidio" (12%), "prevención del suicidio (23%) o "suicidio de adolescentes" (34%).

Por otro lado, la mayor parte de las preguntas se asociaron con una idealización del suicidio. Según los autores, se incrementaron de forma alarmante las búsquedas de frases como "cometer suicidio" (18%), "cómo matarte a ti mismo" (9%) o "cómo cometer suicidio" (26%). Es decir, a la hora de valorar los efectos de la serie de Netflix se identificaron dos posibles impactos: uno positivo que pareció aumentar la prevención del suicidio y la conciencia sobre este problema de salud pública, y uno más negativo asociado a una posible idealización de las tendencias suicidas.

Un estudio anterior, publicado en la revista Journal of Affective Disorders, relacionó el aumento de las búsquedas en internet con un incremento de los suicidios en la ciudad de Taipéi, una correlación que los autores de este análisis no han percibido claramente en este caso. "Los efectos negativos de series como 13 Reasons why podrían ser probablemente evitados si se siguen las pautas de la Organización Mundial de la Salud para prevenir el suicidio", afirman los investigadores.

Algunas de las propuestas plantean la eliminación de escenas donde se vea de forma explícita el suicidio de un personaje o la inclusión de teléfonos para pedir ayuda al final de cada capítulo, unas estrategias que podrían aplicarse de forma retroactiva en los episodios ya liberados o en la emisión de la segunda temporada de 13 Reasons Why. "Podrían realizar pruebas para evaluar cualquier efecto en la salud para mitigar los daños sociales", dicen los investigadores, cuyo análisis muestra de forma preliminar un aumento de la conciencia acerca del suicidio y un incremento involuntario de la ideación suicida. Sus conclusiones, sin embargo, han de tomarse con cautela por el limitado período de tiempo en el que se llevó a cabo el estudio y la falta de una relación causal entre la emisión de 13 Reasons Why y el incremento de búsquedas por internet, al tratarse de una mera correlación estadística, sobre la que debería profundizarse en el futuro.

A través de un comunicado publicado en The Washington Post, Netflix ha replicado que "siempre han creído que la serie aumentaría la discusión acerca de este difícil asunto. Es un estudio cuasiexperimental interesante que lo confirma. Esperamos más investigaciones y tomar todo lo que aprendamos de corazón mientras nos preparamos para la segunda temporada". Tras la emisión de 13 Reasons Why y las críticas generadas, la compañía también incluyó mensajes de aviso en los capítulos más explícitos de la serie, incluyendo el final con la escena del suicidio de Hannah Baker, y enlaces a páginas web y teléfonos para prevenir cualquier intento de suicidio.

En la actualidad, el suicidio sigue siendo un grave problema para la salud pública, ya que según datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 800.000 personas se quitan la vida cada año. El suicidio es además la segunda causa de defunción en las personas con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años. La evidencia científica, sin embargo, señala que informar de forma apropiada, precisa y potencialmente útil puede ayudar a prevenir la trágica pérdida de vidas por suicidio, por lo que los medios de comunicación deben evitar el sensacionalismo, las descripciones detalladas e innecesarias o las informaciones simplistas a la hora de abordar este problema de salud pública. La cobertura informativa también debe hacer hincapié en la prevención, reconocer las consecuencias del suicidio y evitar la estigmatización, según las guías oficiales.

👇 Más en Hipertextual