La tercera temporada de Fear the Walking Dead, con el episodio “Eye of the Beholder” (3x01), no se anda con chiquitas ni contemplaciones del paisaje en su primer zarpazo: el mismo grupo organizado militarmente que había hecho desvanecerse las esperanzas de Nick Clark (Frank Dillane), Luciana Gálvez (Danay García) y los habitantes de la colonia dirigida por el difunto Alejandro (Paul Calderón), que habían decidido seguirles para cruzar la frontera de México con Estados Unidos en “North” (2x15), han capturado también a Travis Manawa (Cliff Curtis) Madison (Kim Dickens) y Alicia Clark (Alycia Debnam-Carey) y los han llevado a las mismas instalaciones. Los únicos que faltan aquí son Ofelia Salazar (Mercedes Mason), que se fue por su cuenta y riesgo y no ha asomado la patita desde “Wrath” (2x14), y Victor Strand (Colman Domingo), que había optado por quedarse en el Hotel Rosarito y su ambiente hostil.

No tan hostil, desde luego, como el de la base de esta milicia, cuya brutalidad se nos deja muy clara desde el principio. Y conocemos a Troy Otto (Daniel Sharman), que parece un nuevo psicópata con poder, un tipo de personaje que ya conocemos de sobra en este apocalipsis, sobre todo en los últimos tiempos por el insoportablemente locuaz Negan (Jeffrey Dean Morgan) de The Walking Dead (Frank Darabont, Robert Kirkman, Charlie Adlard y Tony Moore, desde 2010). Algo se trae entre manos Troy con las personas a las que apresan, el proceso de la muerte y la transformación en zombis. Pese a su amabilidad exclusiva con ellas dos, Madison y Alicia no se fían de él, lo cual dice mucho sobre su evolución como personajes curtidos en este fin del mundo; como un Curtis impasible ante los asesinatos y la diligencia de todos ellos para luchar lo que sea preciso.

fear the walking dead 3x01
AMC

Se insiste en la tesis de que los monstruos prosperan en medio del caos, lo cual es realista por lo que sabemos de la dinámica de la guerra y de los estados fallidos, y coherente con lo que nos han contado en las dos series hermanas de la AMC sobre la plaga de los muertos que caminan, y más allá de ellas. Pero ya no es algo que sorprenda ni inquiete. Por otra parte, las situaciones en Fear the Walking Dead siguen careciendo de estabilidad, cambian rápidamente en uno o en pocos capítulos, lo que tal vez sea otro ejemplo de análisis certero porque es lógico pensar que, cuanta más experiencia se tiene en zombilandia, más posibilidades existen de poder montar algún refugio medianamente duradero, y lo contrario a la inversa. Pero esta circunstancia no facilita ofrecer a villanos memorables.

El giro de talante que se produce en sus captores tras haberse envalentonado con toda la razón y el derecho del mundo, gracias a la oportuna aparición de Jake Otto (Sam Underwood), hermano antitético de Troy, no se construye de una manera del todo verosímil. Como el clarísimo caso de Blake Sarno (Michael William Freeman) respecto a la curiosidad que mató al gato desprevenido. Aunque al menos hemos aprendido un par de cosas acerca del comportamiento de los zombis. Por otra parte, el notorio gusto por ofrecer diversos planos aéreos diferencia a esta serie de The Walking Dead, que se sirve escasamente de ellos; y no se sabe si esta habrá sido una de las directrices de los showrunners, Dave Erickson y Kirkman, para garantizarnos ese contraste visual, o cosa de los directores.

fear the walking dead 3x02
AMC

La gravedad de lo que le ocurre a Travis en la secuencia inicial de “The New Frontier” (3x02), estrenado seguidamente, es algo tan gratuito que no puede conmocionar sino producir más que pura indignación. No porque sintamos demasiada empatía con él, ni con ninguno de los otros protagonistas o sus adláteres, sino por lo arbitrario que resulta lo ocurrido. Sea como fuere, suponemos que el futuro drama que se desatará no estará exento de ira, ya que las detalles del hecho huelen francamente mal por los titubeos de algunos implicados. Y, a partir de este comienzo impertinente, la narración alterna lo que vive Victor en el Rosarito, Alicia durante el desplazamiento a la nueva base, el Rancho, y Madison y Nick habiendo llegado a ella.

Estos dos últimos conocen a Jeremiah Otto (Dayton Callie, Sons of Anarchy), que ya había aparecido brevemente al final de “North”, pero no las tienen todas consigo respecto a él pese a lo pacífico y razonable que aparenta ser: nunca hay que olvidar el lado oscuro de la gente con la que uno se puede topar en el fin del mundo, y Nick es quien lo tiene más presente. Alicia, por su parte, afronta más tragedias sin mucha justificación en compañía de Jake y Luciana, y se repite hasta en tres ocasiones a lo largo del capítulo la idea de acabar con la indignidad de seres queridos que se han tornado o pueden tornarse en muertos vivientes, con ciertos momentos de tensión un tanto absurdos.

fear the walking dead 3x02
AMC

En el hotel, nuevos conflictos ponen a prueba la pericia de Victor, que debe lucirse como el hábil embaucador que se supone que es, y lo que logra es una de cal y otra de arena, con la reaparición de la enajenada Ilene Stowe (Brenda Strong, Supergirl) para una escena agridulce. Y, por sus iniciativas de jugador osado, le obligan a marcharse del Rosarito con una excusa que, no sólo se sostiene con dificultad, sino que incluso acentúa la sensación de que su ánimo de permanecer en el hotel ha sido de una inutilidad manifiesta para el desarrollo de la serie, pues únicamente ha durado dos episodios, como si los guionistas fueran dando bandazos sin un rumbo fijo, perdidos ellos en su propio apocalipsis de la creatividad y la lucidez zombis.