Waymo y Lyft han llegado a un acuerdo para colaborar en el desarrollo de coches autónomos, según ha informado The New York Times. La alianza ha sido confirmada poco después por portavoces de ambas empresas, competidores directos de Uber en el mercado y en sede judicial. El objetivo del pacto entre las dos empresas es acelerar la llegada de la tecnología de la conducción autónoma al gran público a través de proyectos piloto y esfuerzos en el desarrollo de producto, como han revelado fuentes conocedoras del acuerdo.

"Tienen la mejor tecnología de conducción autónoma de hoy en día, y la colaboración acelerará nuestra visión compartida de mejorar la vida con los mejores medios de transporte del mundo", ha señalado un portavoz de Lyft en declaraciones recogidas por The New York Times. Por su parte, un responsable de Waymo explicó que "la visión y el compromiso de Lyft de mejorar la manera en la que las ciudades se mueven ayudará a que la tecnología de conducción autónoma de Waymo llegue a más personas en más lugares". Ninguna de las dos compañías ha aclarado más detalles sobre el acuerdo, ni cuándo comenzarán las pruebas sobre los coches autónomos.

Dos competidores directos de Uber

El anuncio llega solo unos días después de que el Abogado General determinase que Uber es una empresa del sector del transporte a la que se le puede exigir licencias. La compañía dirigida por Travis Kalanick también está inmersa en una batalla legal contra Waymo, la división de Alphabet (Google) que investiga y desarrolla coches autónomos, que interpuso una demanda contra Uber por un presunto robo de sus tecnologías, protegidas por el derecho de la propiedad intelectual.

uber

Lyft, por su parte, es una compañía que ofrece servicios de transporte recogiendo a los clientes que lo hayan solicitado a través de su aplicación, de forma similar a lo que ocurre con Uber pero de una manera más desenfadada. La compañía ha pasado casi desapercibida en Estados Unidos debido al éxito de la empresa de Kalanick, pero los últimos errores de Uber, incluido el desliz con Donald Trump, han hecho crecer la popularidad de Lyft. La compañía del "bigote rosa" también demandó a Uber por el presunto desarrollo de Hell, un programa destinado supuestamente a espiar a sus conductores.

👇 Más en Hipertextual