'Hot Girls Wanted: Turned On' fue producida por Rashida Jones, Jill Bauer y Ronna Gradus. En 2015 ya habían presentado una serie documental en Netflix: 'Hot Girls Wanted'. Es por esto que la nueva entrega es presentada como parte de esta antología enfocada a conocer el mundo de la pornografía y, en este caso, su funcionamiento y alcances en la era del Internet.

'Tuned On' se encuentra disponible para todos los suscriptores de Netflix desde hace poco. Resulta interesante hablar de la misma porque es una serie pertinente para todo aquel interesado, primero, en buenos documentales y, segundo, en las implicaciones sociales, personales y económicas de la pornografía.

Las creadoras han señalado que se trata de una búsqueda de sus propias respuestas al respecto. Y es que la pornografía en Internet no sólo ha revolucionado la industria, sino a las generaciones que han crecido en esta época. Las cifras no dejarán mentir: 40% de los adolescentes han visto pornografía a la edad de los 14 años y el 80% de estos la encontraron sin buscarla.

La serie documental 'Hot Girls Wanted: Turned On' cuenta con sólo 6 episodios. Cada uno aborda un tema distinto, la mayoría habla sobre la pornografía tras bambalinas. En el primero podremos conocer dos compañías (lideradas por mujeres) dedicadas a la industria del porno y cómo el consumo de pornografía en Internet ha hecho que se revolucionen las formas de hacer las películas, desde su producción hasta su mensaje; esto último más que nada porque la pornografía se ha convertido en la "educación sexual" de primera mano de los adolescentes. En otras palabras: que necesitamos otro porno.

En otro episodio veremos cómo es ligar en tiempos de Tinder y de otras aplicaciones de citas. Desde la mirada de un chico para el que su día a día es visitar estas aplicaciones y conseguir citas a través de ellas conoceremos los escollos más dolorosos y profundos de confundir la vida virtual con las relaciones personales reales.

Así mismo, veremos de cerca cómo es la vida de dos actores de porno y la de un productor. En otro, los movimientos de una agencia que busca chicas por todo Internet para reclutarlas. Y uno (que nos romperá el corazón) de un chico nerd de Australia que conoce en persona a una cam girl, chica a la que ama de verdad y con la que tiene una relación de 4 años. Para cerrar, el perturbador episodio 'Don't Stop Filming' que aborda el caso de Marina Lonina, una chica condenada a 9 meses de prisión en 2016 por transmitir en Periscope la violación de su amiga.

Lo destacado en esta serie documental es el tratamiento de los temas y su forma imparcial de presentar las historias. Todo lo subjetivo lo deja a los protagonistas y a los espectadores que harán sus propias valoraciones. Estamos ante una serie documental de mucha calidad con capítulos muy bien armados e interesantes.

Por otro lado, si algún defecto se puede decir de la temporada es que no se siente cohesionada. Si bien los capítulos son muy interesantes cada uno, en conjunto la temporada se siente desarticulada. Por momentos deseamos que se diversificara más la premisa de las relaciones personales a través del Internet o que se centrara en la pornografía. Sin embargo, esto no quita que disfrutemos (y suframos) con los episodios de esta entrega.

Muchos de los documentales de Netflix son de excelente confección. Algunos han sido aclamados por la crítica y premiados. Este título se suma a esta categoría de la que podemos aprender muchísimo. 'Hot Girls Wanted: Turned On' es una magnífica opción para ver, sin embargo, sí necesitaremos un buen tanto de fortaleza para los tragos amargos.