Cuando la muerte condena al silencio a personas que nos han hecho pasar ratos inolvidables, lo único decente es recordar todo lo que nos han aportado. Así que ahora que Jonathan Demme ha corrido esa misma suerte, que es la de todos, hablemos de lo que ha significado su carrera para el séptimo arte y para la experiencia cinematográfica del mundo entero. Nació en la pequeña localidad neoyorkina de Baldwin, situada en el condado de Chemung, en febrero de 1944, y era hijo de un ejecutivo de relaciones públicas y un ama de casa. Se graduó en la Escuela Superior del Sudoeste de Miami y, después, estudió en la Universidad de Florida, en cuyo periódico se dedicó a publicar críticas de cine.

Quería convertirse en veterinario, pero las asignaturas de química precisas para llegar a serlo se le atragantaron un poco, y como sus análisis cinematográficos llamaron la atención del productor Joseph E. Levine, este le contrató como escritor de publicidad, y tras reunirse con el cineasta Roger Corman en Londres mientras trabajaba en la promoción de su película bélica Von Richthofen and Brown (1971), se unió a su plantilla de guionistas, el mismo entorno del que habían salido antes nada menos que los directores Peter Bogdanovich y el gran Francis Ford Coppola. Así, su debut en el cine fue coguionizando el thriller de acción Angels Hard as They Come (Joe Viola, 1971), que produjo Corman y tuvo como actor principal a Scott Glenn, con quien Demme trabajaría más adelante siendo ya director.

Su primer largometraje como tal fue el drama erótico Caged Heat (1974), al que le siguió la comedia kitsch de acción criminal Crazy Mama (1975), cuyo cierre indignó a Corman por el tratamiento último que le daba a los delincuentes protagonistas. Luego llegó Fighting Mad (1976), drama también de acción, y la comedia dramática Handle with Care (1977). Se estrenó en la pequeña pantalla en 1978 con el episodio “Murder Under Glass” (2x07) de la serie de misterio Colombo (Richard Levinson y William Link, 1971-2003). El thiller Last Embrace (1979) fue su siguiente largo, tras el que vino la comedia dramática Melvin and Howard (1980).

jonathan demme
Anthony Hopkins, Jodie Foster y Jonathan Demme en los Oscar - EW.com

Entre 1980 y 1986, dirigió segmentos de tres episodios de la cómica Saturday Night Live (Lorne Michaels, desde 1975), el capítulo “Who Am I This Time?” (1x04) de la antológica American Playhouse (PBS, 1982-1996) y algunos de Alive from Off Center (PBS, 1984-1996). La comedia Swing Shift, el documental Stop Making Sense (1984), sobre un concierto de los Talking Heads, el cortometraje televisivo Survival Guide (1985), la comedia romántica Something Wild (1986), la también comedia pero dramática e independiente Swimming to Cambodia (1987), el episodio “A Family Tree” (1x01) de la cómica Trying Times (1987-1989) y el documental político para televisión Haiti Dreams of Democracy (1988) fueron los proyectos que abordó después.

Continuó con Married to the Mob (1988), comedia dramática de mafiosos, y por fin nos regaló sus dos mejores obras: el thriller oscarizado The Silence of the Lambs (1991), que adapta la segunda novela de Thomas Harris con el psiquiatra antropófago Hannibal Lecter y en la que Glenn interpretó al supervisor del FBI Jack Crawford, y el drama terrible sobre el sida que es Philadelphia (1993), por el que Tom Hanks ganó su primer Oscar. Sin perder el tiempo, se lanzó a por el mediometraje documental The Complex Sessions (1995), el segmento “Subway Car from Hell” de SUBWAYStories: Tales from the Underground (1997), el documental musical Storefront Hitchcock (1998) y el drama Beloved (1998), acerca del racismo decimonónico.

jonathan demme
Tom Hanks, Jonathan Demme y Antonio Banderas en el rodaje de 'Philadelphia' -
EW.com

The Truth About Charlie (2002) fue su primer remake, en este caso, de Charada (Stanley Donen, 1963), al que le siguió el documental político The Agronomist (2003), sobre el reportero y activista haitiano Jean Dominique, la intriga de The Manchurian Candidate (2004), remake de la película homónima (John Frankenheimer, 1962), los documentales Neil Young: Heart of Gold (2006), el primero de tres que rodó sobre el cantautor canadiense, y el político Jimmy Carter Man from Plains (2007), el drama familiar Rachel Getting Married (2008), que se basó en sus recuerdos sobre el alcoholismo de su propia madre, los documentales Neil Young Trunk Show (2009), I’m Carolyn Parker, acerca de la última mujer que abandonó su hogar durante el huracán Katrina, y Neil Young Journeys (2011).

Se atrevió con el piloto del drama médico A Gifted Man (Susannah Grant, 2011-2012), con los capítulos “Sandy* (1x06) y “Lonely Ghosts” (1x07), de la comedia dramática Enlightened (Laura Dern y Mike White, 2011-2013), con los documentales Enzo Avitabile Music Life y Kenny Chesney: Unstaged (2012) y, este último año, con el episodio “I’m Carolyn Parker: The Good, the Mad, and the Beautiful” (25x08) de la serie documental P. O. V. (Marc Weiss, desde 1988). Luego se centró en el drama independiente A Master Builder (2013), en los capítulos “Reckoning” (3x09) y “Eden” (4x09) de la misteriosa The Killing (Veena Sud, 2011-2014), en el corto documental What’s Motivating Hayes, la comedia dramática musical Ricki and the Flash (2015) y el piloto de la serie miscelánea The New Yorker Presents (2015-2016).

Su carrera como cineasta terminó con el documental Justin Timberlake + the Tennessee Kids (2016) y el episodio “Hour 6: The Fire This Time” (1x06) de la serie policíaca Shots Fired (Reggie Rock Bythewood y Gina Prince-Bythewood, desde 2017). Durante la misma, su amigo Corman hizo cameos en varias de sus películas: fue Hayden Burke, director del FBI, en The Silence of the Lambs, el señor Laird en Philadelphia, el señor Secretario en The Manchurian Candidate y un invitado a la celebración de Rachel Getting Married.

jonathan demme
Anne Hathaway y Jonathan Demme - LATimes.com

Como los actores Rhea Perlman y Danny DeVito, fue integrante del comité de dirección de los Amigos del Teatro Apolo, en la población de Oberlin, situada en el condado de Lorain de Ohio, y le nombraron Doctor Honorario de las Bellas Artes en 2013. “En estos momentos en los que no encuentro las palabras exactas, estoy del todo agradecida por la luz que todavía me deja verte por todas partes, en todo”, ha escrito Anne Hathaway, protagonista de Rachel Getting Married, tras el fallecimiento de Demme. “Gracias por partir en dos el corazón que ahora se rompe por ti (algo que siempre vale la pena)”.

Y Jodie Foster, que ganó su único Oscar como actriz por encarnar a Clarice Starling en The Silence of the Lambs, ha dicho lo siguiente en un comunicado: “Tengo el corazón roto por perder a un amigo, un mentor, un tipo tan singular y dinámico que tendrías que diseñar un huracán para contenerlo”. Y a continuación: “Jonathan era tan extravagante como sus comedias y tan profundo como sus dramas. Era pura energía, un animador imparable para cualquier persona creativa”. Así que no hay silencio ante su muerte sino declaraciones semejantes, y eso revela mejor que cualquier otra cosa la importancia personal de un cineasta Jonathan Demme.

👇 Más en Hipertextual