Dinamarca está complicando el despliegue Europeo de Uber. Pese a la relativa calma de los últimos meses respecto a las operaciones de la compañía en suelo europeo, las cosas se han empezando a complicar para Uber en algunos países. Ahora, con el torbellino mediático por cuestiones de acoso y la dimisión de su presidente, Dinamarca ha dado un vuelco regulatorio en materia de transporte y ha obligado a la compañía a echar el cierre en el país europeo.

El asunto viene de un cambio en la ley de taxi, que impone a los conductores nuevos requisitos para operar en el país europeo. En pocas palabras, es incompatible con la operativa de Uber, puesto que la nueva ley del taxi de Dinamarca impone nuevos sistemas como medidores de tarifas obligatorias y otras obligaciones para los conductores, lo que imposibilita las operaciones de Uber tal como están planteadas actualmente.

Ante este panorama, Uber dice que alrededor de 2.000 conductores daneses y 300.000 usuarios utilizan su aplicación, y que ante este panorama, cerraría sus servicios en Dinamarca el 18 de abril debido a la nueva ley, dejando en la estocada tanto a conductores como a los usuarios de su aplicación.

«Para poder operar en Dinamarca de nuevo, las regulaciones propuestas tienen que cambiar. Vamos a seguir trabajando con el Gobierno con la esperanza de que a actualicen sus regulaciones» – Uber en Dinamarca.

Este cambio regulatorio, al ser interno de Dinamarca, no entra en las competencias de la UE, por lo que puede ser un primer cambio regulatorio que se expanda por los diferentes países de la UE en los que Uber ya ha tenido problemas, dando un vuelco al sector actual de los servicios de transporte para compañías como Uber o Cabify.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.