Un grupo internacional de astrónomos ha utilizado el telescopio ALMA para explorar la cromosfera del Sol, la capa inmediatamente superior a la fotosfera o zona visible del astro. Su objetivo era probar la capacidad del instrumento, ubicado en el desierto de Atacama (Chile), para estudiar la actividad solar en longitudes de onda más largas que las usadas habitualmente en los observatorios terrestres.

Durante décadas, los científicos han investigado la superficie y dinámica del Sol mediante varios métodos, a los que ahora se unen los rangos milimétrico y submilimétrico que ALMA posee. El equipo consiguió observar una gran mancha solar, que tiene casi dos veces el diámetro de nuestro planeta, gracias a dos receptores de bandas del telescopio. Las fotografías obtenidas muestran diferencias de temperatura entre las distintas regiones de la cromosfera, aunque en el futuro los científicos quieren estudiar con más detalle el proceso de calentamiento y la dinámica de esta capa del Sol.

Las imágenes logradas por el telescopio ALMA son solo el comienzo de una investigación que requiere especial protección de las antenas situadas en Atacama. El hecho de que los "ojos" del telescopio deban enfocarse hacia el Sol puede provocar daños por el intenso calor de la luz que llega, con lo que los científicos deben utilizar la técnica de la radiointerferometría para evitar cualquier perjuicio. Gracias a este trabajo inicial, los científicos han obtenido una serie de fotografía que demuestra la capacidad de ALMA para investigar a fondo nuestro astro.

Sol
Gracias a una técnica una técnica de análisis rápido, los científicos lograron un mapa de todo el disco del Sol. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)

sol
Esta imagen muestra la mancha solar gigante del Sol, que no se había visto hasta ahora. Este tipo de fenómenos ocurren porque el campo magnético de la luz solar está muy concentrado y es extremadamente potente. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)

sol
La mancha del Sol cuenta con un diámetro dos veces superior al de la Tierra. Su temperatura es más baja que la de las zonas próximas, por ello aparecen más oscuras. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO).

La observación del Sol por parte de este potente instrumento llega semanas después de que el consorcio de científicos ampliara la capacidad del telescopio ALMA para poder encontrar agua en el universo. Desde su construcción, el observatorio ha permitido avanzar en el conocimiento del cosmos, captando, por ejemplo, el nacimiento de un planeta o el impacto de los agujeros negros sobre las galaxias cercanas. Las nuevas imágenes abren un nuevo capítulo en el trabajo de ALMA, que escudriñará a partir de ahora la actividad solar.

👇 Más en Hipertextual