En sus primeros días de Gobierno, Donald Trump y su gabinete se han concentrado en cerrar filas y fronteras intentando "hacer América grande otra vez" y endureciendo las políticas migratorias en Estados Unidos.

Ahora, el general y secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, ha confirmado que el Gobierno está en pláticas con las autoridades migratorias para hacer obligatoria la revisión digital de los teléfonos, uso de la web y redes sociales de quienes soliciten una Visa estadounidense.

De acuerdo con Reuters, la revisión digital en el proceso de la Visa incluiría revisión del historial, registro de los contactos del móvil, de las llamadas, revisión de los nombres de usuario y perfiles en redes sociales. Dicha medida sería exclusiva para algunos países, pero Kelly no especificó cuáles ni bajo qué criterios se manejaría la nueva política migratoria.

Según una fuente anónima consultada por CNN, de rehusarse a cooperar, sería negado el permiso para visitar los Estados Unidos.

Aunque en junio del 2016 se decretó por primera vez este nuevo control migratorio, se trataba de una medida opcional recomendada para ayudar a las autoridades a descartar nexos con grupos terroristas o criminales.

Kelly también comentó que el llamado "veto musulmán" no se trata de una prohibición o de una decisión basada en la religión, sino de una "pausa temporal" a países que no tienen un "robusto sistema de aplicación de la ley".

Entre los países a los que se ha prohibido indefinidamente la entrada a los ciudadanos con Visa se encuentran Libia, Somalia, Siria, Irán Irak, Sudán y Yemen, todos ellos mayoritariamente musulmanes. Asimismo, se ha suspendido la entrada de refugiados durante 120 días, despertando protestas a lo largo y ancho de los Estados Unidos.