El Distrito Federal ya pasó a la historia. A pesar de que muchas personas todavía siguen llamando DF a la capital mexicana, la metrópoli pasó a llamarse en 2016 Ciudad de México. La nueva entidad federativa de la República, decidida a velar por los derechos y obligaciones de los capitalinos, lleva gestándose desde septiembre de 2016.

El 31 de enero de 2017 se ponen fin a las discusiones y a la aprobación de artículos. Con casi un mes de retraso, la Ciudad de México ya cuenta con su propia Constitución.

La capital es en muchos sentidos el ejemplo a seguir para muchos estados mexicanos. Si una reforma es aplicada en la metrópoli, es muy probable que otras ciudades la retomen en sus políticas. La capital es un ejemplo de modernidad y progresismo.

La Constitución debe reflejar la forma de pensar y de vida de los capitalinos, además de sus valores. En muchos sentidos, la nueva Carta se ha descrito como un patrón innovador que ha permitido la actualización de los derechos y obligaciones de los ciudadanos.

La última Constitución aprobada en el mundo fue la de República Dominicana en 2015. En comparación con la Carta Magna de otros países y las costumbres de la mayoría de mexicanos, ¿hasta qué punto es la Constitución de Ciudad de México un ejemplo de modernidad?

No a la discriminación... también al colectivo LGBT

Mónica Redondo

La Ciudad de México es intercultural, tiene una composición plurilingüe, pluriétnica y pluricultural sustentada en sus habitantes; sus pueblos y barrios originarios y en sus comunidades indígenas. Fundada en la diversidad de sus tradiciones y expresiones sociales y culturales.

El reconocimiento de la comunidad indígena en la Constitución es un punto relevante, ya que la capital no está exenta de los casos de discriminación. A pesar de la inclusión de la comunidad autóctona mexicana, el asambleísta e integrante de la Comisión de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes Mardonio Carballo dimitió de su puesto en la Asamblea Constituyente por casos de discriminación. Los hechos fueron confirmados por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad (Copred), quien exhortó a la Asamblea a ofrecer una disculpa pública a Carballo.

Otro punto del segundo artículo explica que la "Ciudad de México es un espacio abierto a las personas internamente desplazadas y personas extranjeras a las que el Estado Mexicano les ha reconocido su condición de refugiado u otorgado asilo político o la protección complementaria".

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939), miles de republicanos viajaron a México en calidad de refugiados por el conflicto y, posteriormente, a causa de la dictadura del General Francisco Franco hasta 1975. Los republicanos españoles formaron parte activamente de la sociedad mexicana, y contribuyeron al nacimiento de diversas editoriales en México que siguen existiendo en la actualidad.

México ha sido sinónimo desde hace muchos años de lugar seguro para las personas que se encuentren en peligro en su país de origen. La capital sigue posicionándose como ciudad de acogida para muchas personas cuyos países estén en conflicto, quienes encontrarán este derecho en la Constitución.

Volviendo al tema de la discriminación, el artículo 9 sección C punto 2 vuelve a referirse al problema de la exclusión en México. El punto afirma que:

Se prohíbe toda forma de discriminación, formal o de facto, que atente contra la dignidad humana o tenga por objeto o resultado la negación, exclusión (...) impedimento o restricción de los derechos de las personas, grupos y comunidades, motivada por origen étnico o nacional, apariencia física, color de piel, lengua, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, la situación migratoria, las condiciones de salud, embarazo, la religión, las opiniones, la preferencia sexual, la orientación sexual, la identidad de género, la expresión de género, las características sexuales, el estado civil o cualquier otra.

Lo relevante de este artículo es que incluye los derechos de las personas de todas las preferencias sexuales o de identidad de género. El punto concluye que también se considerará discriminación "cualquier manifestación de xenofobia, segregación racial, antisemitismo, islamofobia, así como la discriminación racial y otras formas conexas de intolerancia".

Los derechos de la comunidad LGBTTTI se confirman en el artículo 16:

Esta Constitución reconoce y protege los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, travesti, transexuales e intersexuales, para tener una vida libre de violencia y discriminación.

Seguridad para los periodistas

México es el tercer país del mundo más peligrosos para ejercer el periodismo, según la Federación Internacional de Periodistas (FIP). En 2016, once profesionales de la información fueron asesinados en la República.

De julio a septiembre se reportaron 88 agresiones contra periodistas en el país y, 6 de cada 10 amenazas reportadas se hicieron a través de alguna red social, de acuerdo con la investigación de la organización Article 19.

La capital mexicana ha buscado poner freno a la violencia contra los periodistas y el derecho a informar en el artículo 12, el cual subraya la importancia de los derechos de los profesionales de la información y se garantiza su seguridad.

Uno de los puntos más vanguardistas es el derecho a mantener el secreto profesional, "que salvaguarda a periodistas y colaboradores periodísticos en cumplimiento de sus funciones, así como a no ser obligados a revelar sus fuentes de información. En su desempeño se respetará la cláusula de conciencia para salvaguarda de su dignidad e independencia".

Sí a la marihuana medicinal

El uso de la marihuana con fines medicinales fue aprobado por el Senado mexicano en diciembre de 2016.

La Ciudad de México decidió no quedarse atrás y ha legalizado su uso con el mismo fin en concordancia con la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

El punto 7 del cuarto epígrafe del artículo 14 afirma que "a toda persona se le permitirá el uso médico y terapéutico de la cannabis sativa, indica, americana o mariguana y sus derivados.

Muerte digna y eutanasia

Toda persona tiene derecho a la autodeterminación y al libre desarrollo de una personalidad. Este derecho humano fundamental deberá posibilitar que todas las personas puedan ejercer plenamente sus capacidades para vivir con dignidad. La vida digna contiene implícitamente el derecho a una muerte digna.

El artículo 11 proclama la legalización de la muerte digna en la capital mexicana. Como muerte digna, también llamado ortotanasia, se entiende como el derecho del paciente a morir dignamente sin utilizar medidas extraordinarias para mantenerlo con vida.

La ley, propuesta por Jesús Ortega del Partido de la Revolución Democrática (PRD), abría la puerta al derecho a la eutanasia, la acción que acelera la muerte de la persona enferma con el objetivo de acabar con su dolor o sufrimiento.

A pesar de que la eutanasia no está reconocida como un derecho constitucional, el artículo aprobado abre la puerta a su legalización.

No a la corrupción

La mala gestión de los políticos y sus acciones corruptas es uno de los puntos que más preocupa e indigna a la sociedad mexicana. La nueva constitución incluirá un Sistema Anticorrupción para prevenir, detener, investigar y sancionar de los responsables de actos de corrupción.

Para ello, la capital contará con un Comité Coordinador compuesto por la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, el Tribunal de Justicia Administrativa, el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información, entre otros organismos destinados al combate a la corrupción en la Ciudad de México.

Según el informe elaborado por Transparencia Mexicana y Transparencia Internacional, México cayó 28 lugares Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) respecto a 2016, convirtiéndose en el país con más corrupción dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los más tecnológicos

Otro de los objetivos de la Constitución de la Ciudad de México es impulsar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. "Habrá acceso gratuito de manera progresiva a internet en todos los espacios públicos, escuelas públicas, edificios gubernamentales y recintos culturales", afirma el artículo 13 epígrafe D.

A nivel nacional, el Gobierno mexicano creó en 2014 el proyecto México Conectado, basado en el despliegue de redes de telecomunicaciones que proveen conectividad en los sitios y espacios públicos tales como escuelas, centros de salud, bibliotecas, centros comunitarios o parques.

El objetivo del proyecto es llegar a los 160.000 de sitios conectados a finales de este año en diferentes zonas del país pero los recortes presupuestarios dificultaron la construcción de nuevas redes.

Por otro lado, la capital mexicana se compromete a destinar mínimo el 2% del presupuesto de la ciudad al desarrollo de la ciencia y la tecnología. El derecho constitucional que obliga a la metrópoli a apoyar a este sector es muy relevante dada la poca cantidad de investigadores en México en relación con el número de habitantes.

Además, el proyecto de Presupuestos de Egresos de la Federación (PEF) para 2017 destinaría, en caso de ser aprobado, 70.513 millones de pesos, un 9.3% menos que en 2016. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) recibiría un 23.3% menos recursos que el año pasado.

No al maltrato animal, pero sí a los toros

La diputada Elena Chávez luchó durante el proceso constituyente por la abolición de los toros en la Ciudad de México.

La directora de la fundación Ángeles Abandonados afirmó que la tauromaquia no es una tradición mexicana y que se debería erradicar esta práctica que causa sufrimiento y muerte para el animal.

Los diputados no aprobaron la ley secundaria en la Constitución pero sí reconocieron en el artículo 11 a los animales como seres sintiese y merecedores de un trato digno.

Asimismo, las autoridades de las ciudades tendrán el deber de garantizar su protección, bienestar y trato digno para fomentar la cultura del cuidado.

Adiós al fuero

Las personas servidoras públicas son responsables por los delitos que cometan durante el tiempo de su encargo. En la Ciudad de México nadie goza de fuero.

En la capital mexicana, se acabó la impunidad para los servidores públicos. A partir del momento en el que la Constitución entre en vigor, los políticos que cometan un delito serán juzgados como cualquier otro ciudadano.

El artículo 72 deja sin protección a los servidores públicos, quienes serán investigados en un juicio político si llevan a cabo actos corruptos mientras estén en el cargo.

La Capital

Con la redacción de la nueva Constitución, la Ciudad de México ha querido ser un ejemplo de modernidad e innovación para los ciudadanos. En un país altamente católico y conservador en algunos estados, la capital se ha convertido en la cara más progresista de México.

Los homosexuales pueden sufrir discriminación en algunas partes del país pero, a partir de ahora, no solo está aprobado el matrimonio homosexual en la metrópoli, también están considerados sus derechos como persona.

En la actualidad existen 73 países y cinco jurisdicciones subnacionales que no permiten el matrimonio homosexual, además de diez países que pueden castigar con la pena de muerte a las personas que formen parte del colectivo LGBT.

En lo que respecta al uso de la marihuana medicinal, México ha dado un paso importante. Más de cinco millones de mexicanos consumen diariamente esta droga en el país, según el Informe Mundial sobre las Drogas. Además de la alta demanda, los efectos positivos del cannabis en enfermos de cáncer o esclerosis múltiple ha sido demostrado.

Los diputados capitalinos se han unido a países como Argentina, Canadá o el estado de California en Estados Unidos, y han dado el primer paso para la legalización de la marihuana en la capital mexicana.

Una de las constituciones más modernas del mundo incluye el derecho a la corrupción y a los juicios políticos para los servidores públicos. A lo largo de casi cinco meses, los diputados de la Ciudad de México han discutido artículos tan polémicos como el derecho a la eutanasia o los derechos de la comunidad indígena.

En algunas ocasiones, como en la sesión de la noche del domingo 29 de enero, las discusiones se prolongaron hasta las 6 de la mañana del día siguiente. El 30 de enero se discute el artículo que pondrá fin a la redacción de la Constitución de la Ciudad de México, al cual será ratificada el próximo 5 de febrero. El artículo número 21 de ordenamiento territorial será el encargado de poner fin a las sesiones que durante cinco meses han logrado determinar los derechos y las obligaciones de los ciudadanos capitalinos.