Tienes tu cumpleaños, el día del niño si eres pequeño o el del padre si tienes tú niños. También está, cómo no, tu santo si lo celebras y sino, siempre te quedan los Reyes. El caso es que los humanos tenemos muchos días en el calendario en los cuales nos regalamos cosas o celebramos nuestra propia existencia. Sin embargo, raro es la mascota que tiene cumpleaños pues, en muchos casos, no sabemos ni siquiera el día exacto en el cual nació y sólo algunos dueños muy amorosos se acuerdan de incluir en la larga lista de regalos de Reyes, alguna cosita extra para su mejor amigo.

Sin embargo, existen en el mundo eventos que honran a los animales y celebran nuestra relación con ellos. Un ejemplo es el Kukur Tihar, que tiene lugar todos los años en Nepal. Allí, un día al año los perros son homenajeados con flores, guirnaldas y deliciosos platos de comida. Se celebra en el segundo día del Festival de las luces, un festival de cinco días de duración hindú celebrado en Nepal y en los estados indios de Assam y Sikkim, incluyendo Darjeeling, en la región de Bengala Occidental.

Tihar es el segundo festival más grande de Nepal seguido de Chhath. Se considera de gran importancia, ya que muestra reverencia no sólo a los seres humanos y los dioses, sino también a los animales que mantienen una relación íntima con estos. Busca mimarlos y agradecerles por su lealtad.

El motivo es que las tradiciones hindús sostienen que estas mascotas son mensajeras de Lord Yamaraj, el dios de la muerte, y que cuidan las puertas de la vida futura. Es por eso que durante el Kukur Tihar los participantes se encargan de venerarlos.

Sin importar si vienen de la calle o si tienen dueño, los perros son adornados con guirnaldas de flores, se les hace una marca en su frente con una pasta de arroz, yogur y colorante rojo (la marca se llama “tika” y significa que el animal es una bendición para todo aquel se cruce en su camino) y se les dan ofrendas de comida, que por lo general incluyen platos de leche, huevos, carne o alimento para mascotas de calidad.

Creo que he visto un lindo gatito

Por su parte, específicamente los gatos tienen una fiesta en Japón cada 22 de febrero. La verdad es que el 20 de febrero, lo fue en España. De hecho, es el día considerado como el Día Internacional del Gato, sólo que aquí no hacemos mucho.

El 20 seguramente fue puesto aleatoriamente pero el 22, como todo lo japonés, sí que tiene un sentido: por un lado, la onomatopeya del maullido de un gato en japonés es “nya”, y por otro lado, el número dos en japonés en “ni”. El día 22 del mes 2, es decir, el “ni ni ni”, es el día del gato porque sonaba como el maullido: “nya nya nya”.

Lo cierto es que en Japón el gato es un animal muy amado y tiene hasta representaciones de amuletos de la suerte. El Maneki-neko también es conocido como el “gato de la suerte” es el más famoso y, si bien mucha gente piensa que es chino porque se puede ver frecuentemente en los bazares, es de origen japonés. Son esas esculturas de un gato de la raza bobtail, de color blanco, frecuentemente hechas de porcelana y con la patita izquierda levantada, que es el gesto japonés para llamar a alguien y pedirle que se acerque a nosotros. Se cree que si levanta la izquierda llama a la prosperidad, la felicidad, los clientes y el éxito, y si usa la derecha, el dinero y la fortuna. Del cuello del maneki-neko cuelga un pequeño cascabel que, se supone, ahuyenta a los malos espíritus. Tiene un templo entero en Tokio, el templo Gotokuji (豪徳寺).

No obstante, hay muchísimos tipos de gatos japoneses de la suerte, y en función de su color y posición significan una cosa distinta. El día del gato se suelen sacar todos los amuletos, no es tan exagerado como en Nepal, no dan ofrendas ni ponen flores, pero las tiendas aprovechan para ofrecer descuentos y actividades en honor a estos animales. Además, durante la jornada, los dueños suelen expresar su amor por los gatos publicando sus imágenes y videos en la red.

También invento de los japoneses son los cats-café, cafeterías en las que los clientes, además de tomar algo, pueden pasar el rato en compañía de gatos. Este tipo de locales han comenzado a expandirse a otros lugares; en España encontramos algunos como por ejemplo La Gatoteca, en Madrid.

Festivales para mascotas en occidente:

En “el otro lado del charco” somos un poco menos espirituales, pero aún así tenemos celebraciones exclusivas para nuestros fieles amigos. Está, por ejemplo, el New York Dog Film Festival, reconocido a nivel nacional como defensor del bienestar de las mascotas y sus dueños. El festival se define a sí mismo como “una celebración filantrópica en la que de muchas maneras podemos apreciar el vínculo humano-canino”. En él se eligen cortometrajes protagonizados por perros de todo el mundo para crear una experiencia que inspira, educa y entretiene, a través de documentales, animaciones y películas narrativas. Además, organizaciones de bienestar animal traen perros para ser adoptados en el evento y tras este, reciben una parte de la venta de entradas.

Y a su vez, El Dog Film Festival está inspirado en el The LA Feline Film Festival (Festival de cine felino de LA, un evento realizado en Los Ángeles, “donde las películas son adoradas casi tanto como el sol”, que ha llegado a convocar a más de siete mil fans de los gatos. El motivo principal es premiar a los mejores vídeos virales dedicados a los mininos pero además promueve la adopción y el cuidado de estas mascotas y un porcentaje de la venta de entradas va a parar a centros de adopción.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.