Era uno de los eventos astronómicos más esperados del otoño, y no ha defraudado. La superluna del 14 de noviembre ha podido ser contemplada en todo el mundo, disfrutando así de uno de los platos fuertes de la astronomía del mes de noviembre.

Durante su trayectoria elíptica, la Luna se sitúa en el perigeo cuando se encuentra en el punto más próximo a nuestro planeta. Según los cálculos de la NASA, el satélite no se localizaba en una posición tan cercana a la Tierra desde 1948. No volverá a estarlo hasta el 25 de noviembre de 2034, por lo que este fenómeno astronómico es único e irrepetible para toda una generación.

Aunque el término superluna fuese acuñado por el astrólogo Richard Nolle, quien predijo una serie de eventos catastróficos que nunca ocurrieron, su uso se ha popularizado hasta el punto de que la NASA lo emplea habitualmente. La Luna llena del 14 de noviembre ha sido un 14% más grande y un 30% más brillante que cuando se encuentra en el apogeo, el punto más distante, aunque estas diferencias apenas sean percibidas a simple vista. Estas son algunas de las mejores fotografías compartidas en Twitter acerca de este evento astronómico: