Anton van Leeuwenhoek, uno de los referentes de la microbiología, nació un día como hoy de 1632. Para conmemorar esta efeméride, Google dedica su doodle de hoy al científico que describió los "animálculos" que se escondían en una simple gota de agua. Van Leeuwenhoek, pionero de la conocida escuela microbiológica de Delft (Holanda), utilizó un rudimentario microscopio de una sola lente para describir lo que hoy conocemos como protozoos, cianobacterias o algas.

El doodle diseñado por Google recuerda precisamente el mundo animado que van Leeuwenhoek alumbró con aquella incipiente tecnología. El microscopio le sirvió al primer microbiólogo de la historia para examinar otros objetos de la vida cotidiana, mostrando que lo esencial, como dijera el sabio zorro en El Principito, también puede ser invisible a los ojos. Así van Leeuwenhoek determinó que también existían "animálculos" en la corteza del queso y estudió en detalle, por ejemplo, los aguijones de las abejas. Los descubrimientos de van Leeuwenhoek a través del microscopio fueron imitados por Ignacio López Goñi, catedrático de Microbiología, en este curioso vídeo de su canal en YouTube:

La construcción de este rudimentario microscopio, junto con sus observaciones, fueron comunicadas en el siglo XVII a la Royal Society of London . Inicialmente los investigadores no creyeron los resultados obtenidos por Anton van Leeuwenhoek sobre los organismos unicelulares que se escondían en una simple gota de agua, por lo que una comisión evaluó sus conclusiones. Cuando se confirmó la existencia de los "animálculos", el microbiólogo fue nombrado miembro de esta importante organización científica. Además del hallazgo de los seres unicelulares, Anton van Leeuwenhoek fue un pionero al observar por primera vez células como las fibras musculares y los glóbulos rojos de la sangre o los espermatozoides.

Aunque el holandés no se dedicaba profesionalmente a la ciencia, ya que era comerciante de telas, sus estudios marcaron un punto de inflexión histórico. El microscopio que logró construir se basaba en una minúscula lente biconvexa, de apenas un milímetro de diámetro, que montada sobre una placa metálica conseguía hasta 275 aumentos para visualizar en detalle lo que no era visible para nuestros ojos. Con el homenaje que le dedica hoy Google para celebrar su cumpleaños, el doodle recuerda a un pionero que supo mirar hacia donde todo el mundo miraba, pero ver lo que nadie era capaz de ver.

👇 Más en Hipertextual