La vida de Tesla no acaba en los coches eléctricos. Tras la compra de SolarCity, sus planes en el campo de la energía pisan el acelerador. Lo último en llegar son los paneles solares con baterías integradas para ser instalados en los tejados de las casas, una propuesta que apunta al autoabastecimiento doméstico con energías renovables.

powerwall-2
Pero lo mejor no acaba ahí, lo notable de esta novedad es que es pura tecnología invisible. Si hasta ahora los paneles solares "pecaban" de ser demasiado obvios a la vista y de no integrarse en su entorno, este nuevo techo solar ("techo" por decir algo, porque también puede instalarse en paredes o suelos) está hecho de azulejos de cristal con células solares, con la misma apariencia que los tejados tradicionales de las casas.

En cuanto a la batería que almacena la energía obtenida, se trata de la PowerWall 2, hecha entre Tesla y SolarCity. Tiene una capacidad de almacenamiento de 14 kWh y una potencia continua de 5kW, con capacidad máxima de 7 kW.

Así, se sigue llevando a cabo el anunciado plan secreto de Elon Musk: quiere que Tesla abarque todo el proceso de conversión a la energía solar: el proceso de "generarla" mediante sus paneles solares (de ahí la compra de SolarCity), su almacenamiento en sus baterías, y la utilización en el transporte a través de sus coches eléctricos.