Elon Musk es un profeta de nuestro tiempo. O al menos la prensa le otorga un trato de profeta. Habla de llegar a Marte en 2018 y sus pronósticos son convertidos en apuntes en libros de historia como hechos inmutables y ciertos.

Comentábamos que su Plan #1, escrito en 2006, acababa con la generación de energía alternativa. Para ello, y aprovechando un bajón de acciones de Solar City, la empresa que co-fundó con sus primos, aprovechó para realizar una oferta de adquisición desde Tesla, otra de las compañías que dirige.

Elon Musk nos había engañado. ¿Por qué crear Solar City, contratar a 13.000 empleados que instalan paneles solares en Norteamérica —pero que no producen ninguno—, para luego comprarla desde Tesla justo cuando más necesita el dinero Tesla? Las cuentas no salían, las sinergias no aparecían, analistas y algunos accionistas se ponían en lo peor: parecía estar usando el nombre y músculo financiero de Tesla para salvar su otra compañía.

Tras mucho retraso, hoy Elon Musk publicaba su Plan #2 en el blog de Tesla. Consiste en cuatro grandes puntos:

1. Unificar generación fotovoltaica con almacenamiento

paneles-solares

Crear un producto-servicio unificado que ofrezca a los hogares instalación de paneles y baterías, que coordinen para la generación de energía. Esto no es algo novedoso, pero sí es cierto que es un proceso complicado. En la mayoría de países y ciudades, requiere de tantos papeles y una inversión tan grande, que desanima a muchos. Elon quiere cambiar esto, pero tiene que ser bajo una misma empresa, con una misma visión, asegura, no le sirven joint ventures.

2. Ampliar los vehículos que ofrece Tesla

Camión eléctrico y semi-autónomo de Mercedes Benz. Tesla está trabajando en uno parecido.
Camión eléctrico y semi-autónomo de Mercedes Benz. Tesla está trabajando en uno parecido.

En su plan, además de los tres modelos ya existentes, quiere expandir a un vehículo todoterreno (SUV) y una camioneta (pickup truck). No ve motivos para bajar más allá del Model 3 en precio. También anuncia que están trabajando en un camión de gran capacidad para mejorar la capacidad de transporte por carretera, algo que ya están haciendo muchas otras empresas automovilísticas. Por último, cuenta que Tesla también está implicado en crear un sistema de autobuses, más pequeños, controlados de forma remota, para aliviar la congestión urbana.

Con el escepticismo sobre cómo van a producir 300.000 vehículos de su Model 3 en poco más de dos años, el plan echa más leña al fuego. Esto es un aviso: Tesla necesitará más capital, más inversiones, mejores y más integradas fábricas. Para hacerlo, Musk comenta que Tesla está convirtiendo la fábrica en su producto. Mejorar la fábrica que haga los vehículos, replicar la fábrica para aumentar producción, y repetir.

3. Todos autónomos

coche autónomo de Google
Un coche autónomo reconociendo el entorno en el que se encuentra.

El plan de Elon Musk pasa por añadir la capacidad para que todos sus vehículos operen independientemente del conductor "cuando la tecnología madure". Una tecnología que Tesla aún califica de "beta". Espera que la mayoría de países le pidan haber tenido unos 10.000 millones de kilómetros recorridos de forma conjunta por sus vehículos para aprobar sus sistemas.

Su sistema de conducción por software le permite presumir de estadísticas: de media muere el doble de gente conduciendo coches ellos mismos, que con un Tesla. Esta estadística está torcida de raíz pues no cuenta con todas las medidas de protección superior que tienen los coches de Tesla y que no ofrece el coche medio en las carreteras estadounidenses. Pero en general, es así: el software conduce mucho mejor que nosotros, y en el futuro será absurdamente superior.

4. Compartir es querer

car sharing

Con la tecnología autónoma desarrollada y aprobada, Tesla quiere crear una "flota compartida" de vehículos. Esto no es nada novedoso, y también hay muchas empresas de distinto origen centrándose en este problema para ofrecer una solución.

Tesla quiere que los que compren sus coches se animen a compartirlo con otros mientras no lo usan. De esta forma podrán conseguir ingresos, y recuperar parte del dinero pagado en adquirir el vehículo.

Muchos retos

Como podemos ver, aún hay muchos escollos en la carretera para esquivar. El plan parece aventurado, pero lo único que nos hace dudar es la viabilidad económica. Tesla necesitará mucho más dinero del que tiene actualmente para ejecutar todo este desarrollo.

Habrá que esperar a ver cómo reaccionan las acciones de Tesla cuando abra la bolsa para observar las reacciones de los accionistas y el mercado.

👇 Más en Hipertextual