Aunque el inicio de la consolidación de la voz como interfaz de un asistente personal lleva tiempo rondando nuestros dispositivos, Amazon Echo y "su" Alex fueron los primeros en abrir la veda doméstica. Amazon, acostumbrada a arrasar en el comercio electrónico pero también a darse algún otro bofetón a la hora de innovar en tecnología de consumo más allá del libro electrónico (siempre en nuestra memoria, Fire Phone), encontró en Echo un excelente argumento para demostrar que tiene mucho que decir en un terreno tan virgen como al que pertenece este altavoz vitaminado.

Hace unos meses, Google presentó su réplica: Google Home, confirmando el interés de una industria en un nuevo nicho de mercado al que apuntar: los altavoces para el hogar con escucha activa y conexión permanente a la red para ofrecer el servicio de asistente personal. O más que personal, familiar. Ahora, aprovechando su evento para anunciar los nuevos Pixel y compañía, Google ha desvelado más detalles sobre esta nueva apuesta.

¿A quién le toca?

siri_0

Si miramos la industria tecnológica, no hay muchos fabricantes que puedan permitirse desarrollar un producto en esta línea. Quien más se puede beneficiar de una solución así es quien más desarrollado tiene su ecosistema, tanto de hardware como de software. Microsoft tiene Cortana y una Xbox One con la que podría integrarse el sistema, además de todo un Windows, pero le falla el móvil, donde ya podemos considerarle una derrota táctica en el mercado de consumo y un enfoque cada vez más evidente en la empresa, y sólo en la empresa. Sony tiene a su favor que está presente en móviles y también en el salón a través de la PlayStation u otros dispositivos, pero apenas tiene servicios de peso más allá de PSN, y no hay un enlace fácil con una gama como esta.

Samsung está en absolutamente todo, y a ello le acompaña una imagen de marca posiblemente inmejorable en cuanto a productos en el hogar (neveras, lavadoras, televisores, reproductores Blu-ray, smartphones, tablets, smartwatches, ordenadores...) que invita a pensar que sería bastante asequible asomar la cabeza en este segmento.

Incluso tiene sistemas de sonido inalámbricos a los que "sólo" les haría falta añadir la parte inteligente y los micrófonos. El problema es que S Voice, el asistente por voz de sus Galaxy, lleva tiempo en standby, de hecho o de apariencia. Refinar un sistema de reconocimiento de voz capaz de ejecutar órdenes relativamente complejos es algo demasiado costoso, y más si hay que hacerlo en múltiples idiomas y no sólo en inglés.

Esto nos lleva a Apple, que no ha permeado con tanta profundidad en los hogares, pero sí lo suficiente a través de ordenador, reloj, tablet, smartphone y set-top-box conectado al televisor. Y sobre todo, ya cuenta con Siri, que tras cinco años de vida (el 4 de octubre se cumple el lustro desde su presentación junto al iPhone 4s), empieza a despegar gracias a su aprendizaje para interpretar comandos menos robóticos y más naturales que antaño ("reproduce el último disco de Justin Bieber", por ejemplo), y también a abrirlo a terceros, posibilitando enviar un mensaje de WhatsApp o de Telegram, o pedir un coche de Cabify.

beats-by-dr-dre-pill-2-0

Además de un Siri que pueda responder sus preguntas o ejecutar sus órdenes, como añadir contenido a Recordatorios, Notas, o reproducir música, Apple cuenta con otra ventaja extra: Beats y sus altavoces inalámbricos. Apple lleva tiempo vendiéndolos y promocionándolos de forma privilegiada en sus Stores (al fin y al cabo, para algo es "su" empresa y no un partner cualquiera). La imagen de marca en el mundo del audio, mejorable o no, ya la tiene. No sería un altavoz como asistente por voz, sino un altavoz Beats pensado para escuchar música al que se le suma la capacidad de dar respuestas al usuario mediante los comandos de voz de Siri. No obstante, Apple empezaría a tener un problema fácilmente resoluble con las órdenes mediante voz: "Oye Siri", sin pulsar ningún botón antes, ya activaría el iPad, el iPhone y el teórico altavoz, todos ya con escucha activa.

Google y Amazon ya tienen sus propuestas. De Samsung, viendo todo lo que abarca, no cabe esperar otra cosa que no sea un lanzamiento similar más pronto que tarde. Apple tiene la marca de altavoces, el ecosistema, y el asistente, todo a la vez. ¿Será?