Coincidiendo con la celebración de la Noche de los Investigadores, los científicos vuelven a salir a las calles para protestar por la situación de la I+D en España. La manifestación, convocada por la Marea roja de la ciencia, se organiza por tercer año consecutivo para reclamar el fin de los recortes y de la precariedad laboral en investigación. El objetivo principal de la marcha es reclamar un cambio de modelo en el que se apueste por la generación de conocimiento, con el fin de "construir una sociedad más desarrollada y más sostenible, una ciudadanía más formada, más crítica y, por tanto, más libre".

La plataforma señala que sin ciencia no hay futuro, por lo que España debería recuperar sus objetivos de inversión en I+D, que la Unión Europea fijó en un 3% del PIB. Actualmente, España destina sólo un 1,2% de su PIB a la ciencia, un porcentaje que le sitúa únicamente por delante de Grecia, Chipre y Malta en las regiones de Europea y América del Norte, según la UNESCO*. De acuerdo con el último *Informe COTEC, nuestro país se encuentra a años luz de la inversión europea en ciencia y esta tendencia cada vez es más negativa.

La falta de financiación estable, que ha hecho retroceder a España hasta niveles de hace una década, no es la única razón por la que los investigadores salen a la calle. "Reclamamos carreras científicas claramente definidas, estables y dignas para todo el sector", señalan desde la organización de la manifestación, que saldrá hoy viernes 30 de septiembre a las 19 h desde Callao (Madrid) pasando por Cibeles y finalizará en Neptuno. Desde hace cuatro años, la I+D en España ha perdido al 10% del personal que trabajaba en este sector, denuncian los convocantes, además de sufrir importantes retrocesos con medidas como la bolsa de empleo del CSIC.

La plataforma Marea roja, que engloba a entidades como la Federación de Jóvenes Investigadores, pide además la eliminación de la cofinanciación de proyectos de investigación y de contratos de personal científico y de apoyo. A su juicio, estas medidas ahogan a los pequeños y medianos grupos y centros de I+D. Además, los convocantes exigen que "los programas de financiación deben incluir los fondos necesarios para cubrir los gastos reales".

Por último, los científicos españoles reclaman una "separación clara" entre los fondos destinados a la investigación civil y a la de carácter militar, así como a la financiación que se distribuye entre la I+D pública y privada. "Las cifras no deben maquillarse con fondos supuestamente puestos a disposición de entidades que no hacen uso de los mismos", afirman. Marea roja espera que en próximas ediciones de la Noche de los Investigadores, que se convoca anualmente a finales de septiembre, puedan celebrar algunos de los puntos que pedirán en la manifestación.