Dos años lleva Yahoo bailando en la cuerda floja. Pese a los intentos de Marissa Mayer de relanzar una compañía que en algún momento fue pionera en la liga de Internet, el gigante tecnológico ha tenido que ceder ante su destino.

Y su futuro tiene la imagen de Verizon, uno de los mayores grupos de telecomunicaciones de Estados Unidos. Esta compañía acaba de firmar un acuerdo con el núcleo de Yahoo para comprar por unos modestos 4.830 millones de dólares, la división de Internet de la compañía y algunos activos de la misma. Un precio muy por debajo del que podría haber alcanzando hace unos años. Desde luego, los años dorados de Yahoo tocaron a su fin hace mucho tiempo.

Con esta compra, Verizon juntará la actividad de contenidos de Yahoo y la publicidad de AOL para poder competir con Facebook y GoogleDurante los últimos días se ha estado rumoreando que, efectivamente, iba a ser Verizon la que por fin culminara una oferta vinculante sobre la tecnológica liderada por Mayer. Pero desde que Yahoo saliese a subasta, las posibilidades han sido muchas y las especulaciones enormes. Lo que se puede definir como una lenta y larga agonía ha situado a AT&T, que junto a otro inversor privado ofrecía más de 5.000 millones de dólares, o Comcast como otros de los posibles pujantes pero, finalmente, han quedado fuera de la partida. Malas noticias: Verizon tenía muy clara su compra.

La teleco nunca había intentado hacerse con la compañía que enseñó al mundo qué era eso de Internet y el correo electrónico. Pero, en 2015 Verizon se hizo con AOL, otra empresa de servicios de Internet, la cual sí estuvo interesada hace tiempo en adquirir los servicios de publicidad de Yahoo. Dicho y hecho. Lo que AOL no consiguió hacer en su momento sí lo ha llevado a cabo Verizon. Ahora podrá combinar los contenidos de Yahoo y la publicidad de AOL y con esto, poder competir de una manera digna con Facebook y Google. O al menos intentarlo.

Shutterstock
Shutterstock

El principio del fin

Marissa Mayer llegó como la salvadora de una compañía que ya por 2012, tenía aguas por todos sus flancos. Por aquel entonces vender no era una posibilidad viable. Las ofertas de Microsoft, que venían siendo continuas desde 2008, no se consideraban como una posibilidad a tener en cuenta. Lo único que podía tener éxito, según los directivos del momento, era seguir como una unidad autónoma y sin otras grandes tecnológicas que les dominasen. La oferta que se les presentó en el momento de 44.600 millones de dólares se antojaba muy baja y, finalmente, se rechazó. Seguramente hoy extrañan esas cifras.

La selección de compra de empresas por parte de Yahoo no ha sido nunca demasiado acertadaEn cualquier caso, el objetivo de la ejecutiva traída directamente desde Google era reflotar los servicios de Internet de la entidad y volver a darle el brillo que había tenido antaño. La publicidad digital, incluyendo en este grupo a la publicidad nativa para móvil, vídeo y redes sociales han sido algunas de las obsesiones de Mayer. El vídeo como herramienta de contenido más rentable y la retransmisión de eventos deportivos, a través de acuerdos con las grandes ligas, se han llevado una gran parte de los presupuestos.

Pero, ¿cómo logró todo esto? Muy sencillo: comprar lo que la compañía no generaba de forma autónoma era la solución más sensata. El mundo emprendedor del lado tecnológico, las startups, ya estaban pegando fuerte en Silicon Valley y Nueva York -ciudad donde la compañía tiene su sede-, y meterse en ese círculo era vital para la compañía. Porque, de hecho, ya llegaban muy tarde. Su fama de "pobre" en el mundo tecnológico era muy grande, por lo que, a pesar de sus dificultades financiera, Mayer decidió sacar a pasear la chequera.

Tumblr, una de las mayores plataformas de blogs del mundo, costó 1.100 millones de dólares y los resultados no fueron los esperados. De hecho, fueron desastrosos. Flickr también forma parte de la familia de Yahoo, la cual se hizo con la app de fotografías justo antes de su caída en desgracia: poco después de la operación empezaron a surgir competidores que quitaron el brillo inicial a esta startup. Con este panorama, la compra de pequeñas empresas por parte de Mayer no fue para nada acertada.

Y así con otro tanto de pequeñas tecnológicas que, por su actividad, tenían un gran número de usuarios susceptibles de unirse a la familia de Yahoo. Pero los gastos fueron enormes y los resultados bastante deprimentes, por lo que el objetivo de Mayer no llegó a rozarse ni con la punta de los dedos.

Marissa Mayer

Y llegó el correo

Pese a los intentos de la nueva directiva de Yahoo por reflotar la entidad, nada parecía ir bien. Los primeros servicios poco rentables de la compañía empezaban a echar el cierre a mediados de 2015: los mapas fueron los primeros, con lo que su posibilidad competir con Google en ese ámbito se hundían por completo. Luego llegaron unos resultados trimestrales que no auguraban nada bueno y, desde ese momento, todo fue cuesta abajo.

La carta del accionista Starboard a la compañía fue el desencadenante para la venta de YahooLos primeros rumores de la posibilidad de venta de su división de Internet llegaron en diciembre de ese mismo año, seguidos del cierre de varias sedes fuera de Estados Unidos. Y todos nos hacíamos la misma pregunta: ¿es posible que Yahoo sobreviva fuera de Internet? Pues parece ser que sí, o al menos así lo piensa uno de sus accionistas más suspicaces con la actividad de Mayer.

A través de una carta dirigida al ejecutivo, el inversor activista Starboard Value criticaba la incapacidad del equipo gestor para enderezar los resultados de la empresa. Definiendo el desempeño de Mayer como pobre y atroz, este inversor exigió un cambio completo de la compañía. Y lo que en un principio parecía que se iba a quedar en el despido de Mayer se ha traducido en una venta, casi total, de la empresa. La cual, tras meses de subasta, se ha formalizado hoy mismo.

Pero en ese camino se han dejado algo más que una parte de Yahoo. Unos resultados trimestrales con más de 490 millones de dólares en pérdidas en el último semestre de 2016 dejan un cierre triste para una de las pioneras de Internet.

ETHAN MILLER
ETHAN MILLER

¿Desaparece Yahoo?

Si hay algo cierto en todo esto es que Yahoo, tal y como ha sido tras 22 años de operaciones, no volverá a ser igual. Pero la compañía como entidad fiscal no desaparece, al menos de momento. El proceso de subasta ha obligado a vender sus actividades por partes y no de una forma global. Por lo que Verizon, que se ha hecho con el negocio de Internet y algunos activos, no ha podido negociar por uno de los recursos más jugosos de Yahoo: sus acciones en Alibaba. Una de las inversiones más sensatas y acertadas de la compañía en todos sus años de operaciones; pero que llegó demasiado tarde.

La inversión en Alibaba supone el 15% de los ingresos de YahooEs cierto que la división de Internet es la que mantenía a la compañía, aunque a duras penas fuese. Pero hay que reconocer que los 40 millones de dólares por los que están valorada su participación en la china no tienen desperdicio y suponen, además, el 15% de los ingresos de la neoyorquina.

Así que, por el momento, Yahoo seguirá existiendo a fin de gestionar los últimos recursos que le quedan en propiedad. Aunque es seguro que, tarde o temprano, tirarán la toalla y venderán lo último que les quede. Entonces sí será el fin de Yahoo.

👇 Más en Hipertextual