China da el pistoletazo de salida a auténtica masificación de los servicios de coche compartido y transporte alternativo, tras anunciar que, a partir de ahora, tanto Uber como Didi Chunxing, son legales en el país y pueden operar con todas las garantías de la ley. La noticia llega en un momento muy interesante después de que se confirmase, además, que grandes compañías como Apple estaban invirtiendo fuertemente en Didi Chunxing, y en mitad de la disputa entre la compañía china y Uber.

De esta forma, los reguladores chinos han dado el visto bueno a las operaciones en este tipo de empresas con todas las garantías de la ley dentro de sus fronteras, pero sobre todo, han relajado la incertidumbre regulatoria que existía y que estaba poniendo en jaque grandes inversiones en servicios de este tipo, que amenazaban con la salida del país de un buen puñado de capitales extranjeros, en un momento en el que China no está pasando por su mejor momento.

China armoniza así la convivencia de estos nuevos modelos de negocio con el taxiEn este sentido, el foco del conflicto residía sobre todo en los enfrentamientos, como en Europa, entre los servicios de Taxis regulados y estos nuevos modelos de transporte, puesto que de un plumazo, Uber y Didi permitían convertir cualquier coche en un taxi improvisado y a cualquier conductor en un taxista en tan solo un par de clicks, todo ello mientras ni el gobierno Chino ni los reguladores habían dado el visto bueno a estas compañías, y en mucha ocasiones el asunto ha terminado con conductores de ambas empresas detenidos.

Sin duda, este movimiento no hace más que meter más presión al sector del taxi, que de una forma u otra tendrá que aprender a convivir con estos nuevos modelos de negocio, ahora que la economía más grande del mundo ha dado su visto bueno.