La reciente visita de Tim Cook a China parecía destinada a calmar la situación entre el país más poblado y la mayor compañía del mundo. El bloqueo de iBooks y las películas de iTunes parecía un aviso de Beijing a Cupertino. Una marca territorial para que recuerden quién manda, justo cuando Apple está más “débil” en el mercado. Aunque tampoco es que Beijing esté para tirar cohetes siguen siendo los que hacen las leyes. En China hay que bailar al ritmo de Xi Jinping, y raras son las veces que se les desafía.

Mantener contento a Beijing, entender el O2O, y una visión a largo plazo del mercado de transporte

La conexión Cupertino-Beijing es útil para todos. Al fin y al cabo, Apple es la fuente de dos terceras partes de los ingresos de Hon Hai Precision Industry (Foxconn), la compañía Taiwanesa que opera principalmente en Shenzhen con más de un millón de empleados en el continente. Por su parte China es el segundo mayor mercado del mundo para Apple, y se dirige a por el primer puesto.

Un acuerdo de esta magnitud necesita de un planteamiento largoplacista necesario, y seguramente sea parte de un grupo de inversiones similares. Desgranemos los motivos más probables.

Contentar a Xi

Xi Jinping y Tim Cook se saludan en el campus de Microsoft durante el congreso de colaboración entre China y Estados Unidos.
Xi Jinping y Tim Cook se saludan en el campus de Microsoft durante el congreso de colaboración entre China y Estados Unidos.

El presidente de la República quiere avanzar en la desconexión de los ciudadanos Chinos, para ello necesita un control mayor de Internet. Es decir, cerrar y censurar más. Apple es la única gran compañía occidental en China que opera sin mayores problemas. Hasta hoy, la única gran concesión que ha hecho es almacenar los datos de los usuarios chinos en servidores locales.

Al igual que en todo el mundo, el gobierno Chino presiona, apoya y encamina vía políticas a sus grandes empresas. Pero al contrario que otras grandes potencias, ni lo oculta ni lo disfraza. Es mucho más agresivo en sus planes y directamente decide en cuáles invertir y cuáles dejar caer gracias al absoluto control de la banca.

Si este fuera el principal motivo, mil millones de dólares sería calderilla para Apple incluso aunque mañana Didi desapareciera y perdiera toda la inversión. La magnitud de los ingresos que perdería de ser arrinconado o expulsado de China sería terrible.

Entender el Online a Offline.

SVG QWeb_ChinaPulseO2O_ex1.svg

O2O es el mayor movimiento de los negocios tecnológicos a nivel mundial, pero en países mobile-first o mobile-only es clave. Comprar y pagar por servicios físicos de forma online es muy común entre los jóvenes chinos hoy en día, y va más allá de contratar un taxi con Didi.

El mercado O2O se extiende a la compra de electrodomésticos, contratar niñeras, contratar alguien que te limpie el coche, contratar la limpieza de la casa, etc. La competencia por hacerse con un puesto aventajado en estos mercados es máxima, y los descuentos para captar audiencia son brutales. La oficina china de la consultora McKinsey dejaba una imagen clave.

Situarse en el mercado.

china uber taxi didi

Didi Chuxing es la unión de dos grandes rivales del mercado de transportes urbanos: Kuaidi Dache y Didi Dache. La primera contaba con inversión de Alibaba, la segunda de Tencent. Tencent y Alibaba son dos de los tres grandes gigantes Chinos tecnológicos. El tercero en discordia, Baidu, se quedó sin rivales locales que apoyar, pero hizo leña del árbol caído y se convirtió en el socio de referencia para Uber en China.

¿Otro de los grandes inversores en Uber? Google, que hace casi tres años puso 238 millones de dólares en la entonces “prometedora” Uber. Los enemigos de mis enemigos son mis amigos.

A estos tres grandes motivos —ninguno de los cuales excluyente— se les añade la mera viabilidad de la inversión. Apple podría perfectamente que invertir 1.000 millones en Didi tiene todo el sentido del mundo desde un punto de vista meramente de inversor. Habría que sumar la ingente cantidad de dinero mantenido por Apple en China sin repatriar en China, estimado por fuentes consultadas por Hipertextual en el equivalente a unos 20.000 a 25.000 millones de dólares. Invertir mil de esos millones en Didi podría tener más sentido que dejarlo en el banco quieto.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.