Telefónica podría darse por vencido en el territorio mexicano por el dominio de Telcel. Desde el 2000 no ha podido combatir la fuerte amenaza que representa AT&T, y los problemas en el mercado financiero que tiene la compañía.

Hasta febrero de este año, Telcel, propiedad de América Móvil de Carlos Slim, dominaba el mercado con 66% del mismo, seguido por Telefónica con 22% y la estadounidense AT&T con casi el 10% sumando Iusacell, Nextel y Unefon.

Desde el 2000, Movistar no ha podido desafiar a TelcelLas empresas adquiridas por AT&T representan distintos perfiles de usuarios, por ejemplo, Nextel originalmente estaba dirigido a un segmento empresarial, mientras que Unefon estaba dirigido a las personas con bajos ingresos y jóvenes, con un programa que apuesta a los usuarios de prepago, ya que el 80% de los usuarios de telefonía en México utilizan este esquema.

**Aunque Movistar es el segundo operador más relevante en el mercado mexicano, [es la tercera en ingresos.](https://www.unocero.com/2016/03/28/estos-fueron-los-ingresos-de-telecomunicaciones-moviles-en-mexico-durante-2015/)** Desde su entrada al país hace 16 años, no ha podido cambiar la dinámica con el dominio que tiene Telcel, algo que sí podría hacer AT&T. Según predicciones del periódico El Financiero la empresa estadounidense podría alcanzar el 37% de cuota del mercado.

Al aumentar las dificultades en México, Telefónica podría decidir retirarse

En el plano internacional, Telefónica tiene problemas: su deuda es de 50.000 millones de euros y las dificultades que tiene para entrar a Reino Unido han orillado a la compañía a pensar en vender o trocar su mercado de telefonía móvil en Latinoamérica, según [el periodista Baltasar Montaño,](http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/86283-telefonica-y-at-t-sondean-una-operacion-para-cambiar-cromos-en-mexico) quien ha consultado fuentes internas a la dirección de Telefónica.

Al aumentar las dificultades en México, Telefónica podría decidir retirarse. Las opciones son dos: canjear las operaciones de móviles por el servicio Direct TV, propiedad de AT&T en América Latina, o vender a grupo Televisa -gigante de la radio, televisión y la banda ancha- quien ha esperado largo tiempo su oportunidad de entrar en la telefonía móvil en México.