Un informe elaborado por la dictadura franquista en 1954 acusó a los premios Nobel de "filocomunismo". El documento original, custodiado en el Archivo de la Fundación Nacional Francisco Franco, denunciaba a científicos como Linus Pauling, el matrimonio formado por Irène y Frédéric Joliot-Curie y Robert Oppenheimer, padre de la bomba atómica, por ayudar a los "rojos españoles". Hipertextual ha tenido acceso en exclusiva a una copia del citado informe, que lleva por título El comunismo internacional penetra en la universidad española.

El documento, fechado el 10 de diciembre de 1954, describe la detención de Santos Lucas, un investigador que había completado su tesis doctoral en la Universidad de Valencia bajo la dirección del profesor Fernández López. Lucas sería retenido por la policía, junto a otro miembro de la institución académica y un "numeroso grupo de obreros", acusados de "manejos comunistas", según relata el informe.

La detención sirvió de excusa para vincular a un nutrido grupo de catedráticos españoles con los científicos extranjeros con los que tenían relación. Entre otros, algunos premios Nobel, acusados de tener ideas de carácter "filocomunista", siempre según el documento de la dictadura de Franco. Las estancias de investigación de Fernández López en el Instituto del Radio de París, dirigido por la hija y el yerno de Marie Curie, y en la Universidad de California, sirvieron al régimen para levantar las sospechas sobre este científico, en línea con la represión franquista ejercida contra destacados intelectuales.

El informe llega a afirmar que Linus Pauling, que por aquel entonces trabajaba en California, se sirvió de sus actividades políticas para recibir el Premio Nobel de Química de 1954. Cuatro años antes de ser galardonado, cuando el senador Joseph McCarthy comenzó su particular "caza de brujas", Pauling fue acusado de comunista por estar involucrado en el movimiento antinuclear de Estados Unidos. El físico siempre negó este extremo, aunque las sospechas llevaron a la administración norteamericana a revocar su pasaporte en numerosas ocasiones, como admite la propia Academia sueca. Otro de los investigadores perseguidos por Franco y relacionados con Fernández López, el profesor Catalán (Universidad de Madrid), también tuvo contacto con Pauling en la época de los años cincuenta.

La relación de científicos sospechosos de "filocomunismo" incluye a catedráticos como Batuecas (Universidad de Santiago), Sancho (Universidad de Murcia) y Brú (Universidad de Sevilla). Estos profesores se relacionaban con Fernández López y Catalán por una comida celebrada el 15 de noviembre del mismo 1954, festividad de San Alberto Magno, patrón de las Facultades de Ciencias, que sirvió a la dictadura de Franco como pretexto para su persecución y seguimiento. El último nombre que cita el documento es el del investigador Palacios, íntimo amigo de Fernández López y físico teórico, relacionado con el matrimonio formado por Irène y Frédéric Joliot-Curie, galardonados con el Nobel de Química de 1935.

El Gobierno de Franco concluye el informe con una reflexión todavía más estrambótica. "Los hechos anteriormente consignados, excusan todo comentario. Cualquier personal sincera, puede juzgar friamente si los peligros implicados por la tela de araña internacional que la actual política cultural española está permitiendo tejer, son imaginarios o reales" (sic), dice textualmente. El objetivo de drástica "depuración" del cuerpo docente universitario, como admitiría una década después el régimen según un segundo informe al que ha tenido acceso Hipertextual, no sólo purgó a decenas de profesores e investigadores españoles, como los de la escuela de discípulos de Santiago Ramón y Cajal. Este documento inédito admite también las sospechas y seguimientos que la dictadura realizó durante décadas para averiguar la ideología y movimientos de investigadores extranjeros, incluso de aquellos reconocidos con el premio Nobel.