trucos para spotify

Cuando Spotify estaba llegando a los 30 millones de usuarios, marca que ya ha superado, la compañía sorprendía con una emisión de deuda convertible de 1000 millones de dólares de la mano de TPG, Dragoneer, y los clientes de Goldman Sachs, con la que tener capital suficiente como para poner la maquinaria a trabajar y luchar fervientemente con el recién llegado al streaming: Apple Music. Pero no es el único servicio a batir. Ahora, dominando el mercado, ¿para qué quiere Spotify 1000 millones de dólares en deuda?

La compañía no está cotizando, y tampoco se la espera a corto plazo -aunque la cosas están a punto de tornar-, por lo que vistas sus cuentas de resultados es bastante probable que la emisión de deuda llegue para para dar un respiro al apartado financiero de la compañía y ganar músculo para hacerse con servicios rivales más pequeños con los empezar a ganar en cuota. En Re/Code apuntan a que Pandora o Soundcloud pueden estar en el punto de mira de Spotify, pero lógicamente no hay nada confirmado.

Esta financiación les da los recursos estratégicos para fortalecer aún más su posición de liderazgo. - Portavoz de TGP en declaraciones a Techcrunch.

La sombra del vídeo, servicio con el que Spotify empezó a experimentar hace ahora un año puede ser un punto y aparte para el servicio, no obstante sería un paso arriesgado para un servicio que lo poco que hace muy bien, y su diversificación puede no ser una alternativa para hacer pagar a los usuarios.

Las condiciones de la financiación añaden incertidumbre y prisas a SpotifyAhora bien, hay un punto mucho más interesante. La totalidad de la deuda suscrita es convertible, por lo que sus titulares puede convertirla en cualquier momento o vencimiento -dependiendo de los términos aplicados en la emisión- en acciones ordinarias. Y aquí está el problema: TPG y Dragoneer pueden convertir su deuda en acciones con un descuento del 20% sobre el precio de la acción de Spotify en caso de IPO.

Y si no hay salida a los mercados de la compañía en 2017, el descuento sube 2,5% cada seis meses, por lo que las cosas están complicadas para la compañía. Además por si esto fuera poco, TPG y Dragoneer pueden vender sus acciones 90 días después de la salida a bolsa, la mitad de tiempo sobre la permanencia de 180 días que tienen que quedarse sus acciones los empleados y los inversores anteriores.

Y por si fuera poco, Spotify también tiene que pagar un interés anual del 5% de la deuda, y el 1% más cada seis meses hasta cubrir un total del 10%. ¿Podrá Spotify rebotar sus cuentas para contentar a sus nuevos acreedores? Lo cierto es según diversos analistas, la compañía tiene más de 500 millones en el banco, por lo que no tenía necesidad de realizar esta emisión de deuda.

Con todo ello, parece que la esperanza de la compañía es hacerse con el mercado a golpe de talonario. Veremos si los usuarios responden en consecuencia o al final, Spotify será, por prisas, de TPG, Dragoneer, y de parte de los clientes de Goldman Sachs.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.