Durante muchos años, los televisores fueron un objeto de lujo. Además de no existir programación regular más allá de pruebas esporádicas, los aparatos eran extremadamente caros, y por tanto, la mayoría de familias no se podían permitir tales desembolsos. En ese sentido, en países como Estados Unidos, donde el mercado era algo más amplio, era corriente integrar los televisores en muebles de madera, como hemos visto recientemente en series como Mad Men. El televisor o el tocadiscos eran en sí un mueble más, que no desentonaba con la estética elegida. Todo cambió con diseños más modernos y económicos.

El diseño se convierte en algo principal para el televisorDe ser algo bonito, el televisor pasó a ser algo muy práctico, donde ya no primaba el diseño. Los nuevos modelos, cada vez más y más finos, tampoco tienen muchas vías por donde mostrar que son algo más, exceptuando colores y peana. Por ello, buscando al público que prima el diseño y la integración con el resto de partes de elementos del hogar, Samsung ha lanzado en algunos países de Europa su línea Samsung Serif TV, con la que, según ellos, "se elimina la brecha entre la tecnología y el diseño". Su nombre viene dado porque si la miramos desde su perfil, veremos que su canto forma una letra "I" mayúscula con Serif clásica. Sin embargo, no pierde el minimalismo de otros televisores de Samsung.

Este nuevo producto es ideal para aquellos que desean un elemento decorativo pero sin sacrificar la tecnología punta de los televisores más modernos. Esto, sin duda, se ha logrado gracias al proceso de diseño que ha seguido la compañía Samsung junto a Ronan y Erwan Bouroullec, dos diseñadores históricos. Lo más importante, según sus palabras, ha sido encontrar armonía en el proceso de integración de todas las piezas y también en el entorno de vida moderno.

El gusto por el diseño vuelve a tu hogar uniéndose con la tecnologíaA diferencia de los televisores convencionales, que hacen gala de la finura de sus marcos, la Serif TV da un vuelta a los diseños a los que acostumbra el mercado para convertirse en un mueble, que puede quedar bien en cualquier parte del hogar: salón, dormitorio, etc. Además, la disposición de Serif TV puede amoldarse a las necesidades del hogar ya que puede ser colocado en varias posiciones, para ser visto desde su perfil o desde el frontal, e incluso viene con unas patas opcionales que, a diferencia de una peana tradicional, le ayudan con la altura al colocarla sobre un suelo. Si se desea, también sirve como separador de espacios o establecerse sobre otros muebles (por ejemplo, una balda), quedando integrada como si de un cuadro se tratara.

Serif TV. Fotografía: Samsung

La parte trasera, que suele ser la parte menos bonita, y más una muy industrial, también se ha cuidado con la finalidad de ocultar dentro de lo posible los cables y conectores mediante una capa recubierta de tejidos.

Pero tampoco podemos olvidar la parte tecnológica de la Serif TV. Se encuentra disponible en tres modelos: Serif TV, de 40", Serif TV Medium de 32", y Serif TV Mini de 24". El tamaño, eso sí, no es su única distinción, ya que el modelo más grande tiene un panel con resolución UHD 4K, mientras que sus dos hermanos pequeños tienen paneles Full HD y HD Ready en 24". De momento, todas comparten color blanco, aunque los dos modelos mayores también presentan su alternativa con un azul oscuro, y el modelo Mini, en rojo.

Su software, basado en el Smart TV del resto de la gama de Samsung, también tiene aquí novedades, ya que el "modo cortina" activa con un salvapantallas personalizable con fondos abstractos pensado para dejar encendido como parte de la decoración, pero con acceso a funciones rápidas.

Samsung Serif TV se puede adquirir en su web oficial.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.