La ley del más fuerte de la música en streaming

Los vaticinios sobre quién es el rey de la jungla y quién ocupará ese segundo puesto en "la escala evolutiva" se suceden uno tras otro. En el caso de la música en streaming los candidatos a líderes de la manada están claro: Spotify y Apple Music. Estas dos potentes figuras luchan su propia guerra para hacerse con más usuarios, y más especialmente, de los que son de pago.

Y mientras ellos se reparten miembros de la manada, por encima del bien y del mal, debajo se desata otro tipo de lucha: la de la supervivencia más básica. Para estos, los suscriptores suponen un problema, pero sobre todo, son las cuentas las que les preocupan. Pandora, Rhapsody, Last.fm o SoundCloud son solo algunos de los ejemplos que intentan buscar esa diferenciación en el segundo plano de las plataformas.

Lograr usuarios es complicado, pero mantener beneficios está suponiendo un grave problemaNew York Times anunciaba que Pandora estaba en búsqueda activa de compradores, y esto solo puede significar una cosa: el mercado está complicado. De forma paralela, se publicaban las controvertidas cuentas de SoundCloud.

Según las informaciones filtradas al diario neoyorquino, Pandora ha contratado a Morgan Stanley para buscar a los mejores compradores entre los que algunos analistas sitúan a Hulu, Amazon y, por alguna extraña razón dadas las últimas noticias, a Yahoo. La empresa, que únicamente se encuentra en Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, sigue ocupando el puesto del mayor servicio de radio por Internet, posición garantizada hasta ahora por la enorme diferenciación que le suponía respecto a la competencia ya existente. Pero es posible que haya encontrado la horma de su zapato: Beats1 y todas las emisoras que se incluyen en las opciones de Apple Music.

Pandora Radio

Pandora (Facebook)

Desde que la aplicación de música de Apple entró en el mercado en 2015, Pandora ha visto como sus usuarios activos se fugaban de la plataforma; y teniendo en cuenta que para ellos los usuarios son todo, la cosa pinta fea. Pero el mayor problema es que sus ingresos no crecen, y por ende, sus beneficios tampoco. Si bien la compañía ha reportado ingresos de 336.2 millones de dólares, una cifra en aumento año tras año, la mayor parte de ellos se han ido directos a pagar los derechos de autor y el restante a las campañas de publicidad. Resultado: 19.4 millones de pérdidas netas para este último año. A la cuestión se añade que no se han cumplido las previsiones financieras de los analistas en bolsa, y sus resultados en los mercados han ido cuesta abajo desde que empezaron a operar.

Es posible que, en los próximos meses, veamos una reorganización de las plataformas disponiblesY algo parecido le está pasando a SoundCloud. Si no les era suficiente con tener que financiar deuda, de casi 77 millones, ahora han reportado 44 millones de dólares de pérdidas. Y la viabilidad de la compañía ya se está poniendo en tela de juicio, pese a que según la plataforma, el volumen de usuarios, 175 millones, sigue confirmando el éxito del servicio.

Los intentos por mejorar los servicios son continuos. SoundCloud había llegado a un acuerdo con Universal Music Group, y el tema parecía prometedor, pero los acuerdos ya no son suficientes para destacar. Y Pandora compraba Rdio por 75 millones con el objetivo de complementar su propia tecnología y Ticketfly con el objetivo de llegar a controlar un servicio adicional. Lo que hace suponer que, pese a sus cuentas, la compañía no tiene ninguna intención de iniciar un proceso de venta a corto plazo.

Las previsiones ente todo este panorama es que posiblemente, el año que viene por estas fechas, alguna de estas plataformas ya no se encuentre operando. Bien porque ha echado el cierre o porque ha sido absorbida por alguna otra de la competencia, siendo esta última la opción más viable por lo que supone aunar más suscriptores, derechos de autor y potencia de mercado. La veda queda abierta.

hazte socio

Recomendados