Esta startup inglesa lleva el reconocimiento facial a un nuevo nivel de seguridad
Anton Batman | Shutterstock

La seguridad online es uno de los grandes retos al que se enfrentan todas las empresas del mundo. La contraseña ha sido hasta ahora el elemento fundamental para autenticarse en todos los servicios del mundo, pero se trata de una solución compleja y, en cierto modo, obsoleta. Es por esto por lo que las compañías del sector ya buscan alternativas más seguras y mucho más intuitivas que permitan asegurar todos los servicios del presente y, sobre todo, del futuro.

iProov, una pequeña startup procedente del Reino Unido, afirma tener la solución para este conflicto. Su sistema se basa en el reconocimiento facial para autenticar a los usuarios en todos los diferentes sistemas online. El proceso, tal y como hemos podido probar durante el Mobile World Congress, resulta muy sencillo e intuitivo. Basta con posicionar el rostro del usuario frente a la cámara del dispositivo para autentificar su identidad online.

Lo interesante de la solución de iProov es cómo logra detectar los inicios de sesión fraudulentos

El sistema desarrollado por iProov, según sus creadores, detecta los inicios de sesión fraudulentos. Por ejemplo, el sistema iProov es capaz de detectar cuándo se inicia sesión haciendo uso de una fotografía o un vídeo. En ese caso, iProov rechaza el acceso al sistema y envía una notificación al propietario de la identidad online.

Para detectar este tipo de inicios de sesión fraudulentos, iProov hace uso de un sistema patentado llamado “Verifier”, el cual, además de los rasgos faciales, tiene en consideración diversos parámetros como la distancia o el movimiento del sujeto. Esta imagen es comparada con una copia almacenada online y, en caso de cumplir con los requisitos, permite realizar el inicio de sesión correctamente.

El sistema hace uso de diferentes luces de colores para medir y evaluar la veracidad de nuestra identidad. De esta forma, cuando el rostro es posicionado frente a la cámara del sistema, la pantalla comienza a iluminarse con luces de diferente color que permiten al software evaluar diferentes parámetros como la distancia, el movimiento, la iluminación del rostro en función de la luz que incida sobre este o los rasgos faciales que definen el aspecto.

La compañía destaca la solidez de este nuevo sistema. Según Matthew Pearch (director comercial de iProov), Verifier solventa otro de los principales problemas de los sistemas de seguridad biométricos: una vez ha sido comprometido por primera vez, puede utilizarse infinitas veces.

Varias empresas han tratado de invalidar la propuesta de iProov. Ninguna lo ha logrado.

Varias empresas del sector han tratado de invalidar la propuesta de iProov, pero, según nos comentó Matthew Pearch, ninguna de ellas ha logrado evadir las comprobaciones del sistema satisfactoriamente. Esto les ha posibilitado obtener algunas distinciones en ferias y concursos a nivel mundial, donde el sistema iProov ha sido evaluado.

La fortaleza de este tipo de sistemas frente a otros actualmente en desarrollo (como los escáneres de retina o los sensores dactilares avanzados) continúa siendo objeto de debate. Y es que, en la actualidad, nadie sabe a ciencia cierta cuál será el sustituto de la clásica contraseña alfanumérica, esa que hemos estado usando durante años y que, conforme los servicios tecnológicos se adentran en nuestras vidas, se hace cada vez más insegura e impráctica.

Recomendados