Denys Prykhodov / Shutterstock.com

¿Qué hacemos con Foursquare? Esta pregunta nos la llevamos haciendo ya desde hace bastante tiempo, y la verdad que no queda muy claro qué es lo que ellos mismos piden. La red social para marcar tu localización y hacer saber al mundo tus preferencias lleva un tiempo pasando por situaciones complejas.

Los fondos recaudados en sus siete rondas de financiación, alcanzando la friolera de los **162,3 millones de dólares, no han sido suficientes** para lanzar el servicio al Olimpo de los unicornios estadounidenses. De hecho, los rumores de hace un par de años que situaban a [**Foursquare**](https://es.foursquare.com/) como una de las salidas a bolsa más probables han caído en el olvido; su valoración en estos momentos se queda en unos **tímidos $250 millones**, muy por debajo de los $650 millones de hace dos años; cuando la tendencia en este momento es la de tener cifras por encima de lo normal.

Las posibilidades de que una gran tecnológica invierta en Foursquare se reducen a Microsoft y TwitterDe momento, las ultimas noticias que podemos leer sobre la aplicación se basan en algunos rumores. Pero, ya sabemos que en el mercado startup si alguna de ellas dice que está pensando hacer una nueva ronda de financiación es porque **realmente quiere llevarla a cabo**, y algunas fuentes apuntan a unas sumas de entre $20 millones y $40 millones. Muy por debajo de sus últimas recaudaciones; pero en este caso, quizá sean **mucho más necesarios**. La primera de ellas, y de la mano de VentureBeat, viene a decir que la compañía ha llegado a un callejón sin salida: su única opción se resume en que alguien fuerte les apoye. Google, Facebook, Yahoo, Apple y Amazon quedan descartadas desde el primer momento. Unas porque no encontrarían utilidad al servicio y otras porque ya disponen del suyo propio. Por lo que de todas las grandes empresas tecnológicas, las única que podrían interesarse serían **Microsoft por ser ya un inversor previo**, validando así su participación, y por el uso que hace de Foursquare en algunas de sus aplicaciones. Otra de las opciones se centra en Twitter, por la relación que les ha unido desde hace tiempo; solo habría que ver si la junta directiva **está conforme con la apuesta** y si las cuentas de la empresa lo permiten.

Convencer a los inversores con el caso de Foursquare va a ser muy complicado, pero según ellos, cuentan con 55 millones de usuarios registrados para su servicio, lo que se resume en una sola palabra: **datos**. La inversión en la compañía interesaría a muchos precisamente por el acceso a esos datos generados por todos sus usuarios, dando la posibilidad a los que los controlen de generar publicidad, noticias e información enfocada al **consumismo personalizado**.

The Verge

## La crisis de identidad y demasiados cambios

Pero precisamente son los usuarios el mayor problema de Foursquare, y sin usuarios no hay datos, y por tanto, no hay inversores. Su crisis existencial ha generado un caos en cuanto a utilidades y decisiones: primero separan los servicios en dos abriendo Swarm, dejando el sistema tradicional para el descubrimiento de nuevos lugares. Muy mala idea. Luego vino la eliminación de las alcaldías para, en un tiempo, volver a implementarlas. El baile de funcionalidades se ha hecho patente en Foursquare, y a los usuarios no les ha hecho gracia.

Ya en 2014 estaban en caída libre, y pese al repunte de los meses centrales de 2015, la aplicación termina el año con los peores datos de su historia:

Fuente: TechCrunch

Mientras la empresa experimentaba con sus opciones y utilidades a futuro, **perdía usuarios por todos lados**, y con ellos mucho dinero que habrá de venir de manos de alguno de los inversores potenciales. La cuestión se hace de nuevo presente; teniendo en cuenta la evolución de la compañía, ¿quién invertiría en Foursquare?

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.