La contaminación atmosférica en la ciudad de Madrid. Fuente: Gaelx (Flickr)

La **contaminación del aire** es uno de los problemas medioambientales más graves que afectan al planeta. Ciudades como México, Santiago de Chile o más recientemente Madrid sufren altos niveles de compuestos químicos perjudiciales en la atmósfera, una situación que se relaciona con un aumento de la incidencia de cáncer, alergias y otras enfermedades respiratorias.Las imágenes vía satélite permiten trazar la evolución de la calidad del aire en todo el planeta

La clásica «nube» o «boina» que cubre muchas de estas capitales, agravada por la falta de viento y lluvia, es también visible desde el espacio. La **NASA**, a través de su satélite Aura, ha conseguido mapear el impacto humano en la calidad del aire. Gracias a estas imágenes, los científicos han conseguido visualizar la evolución de la contaminación del aire en 195 ciudades de todo el mundo durante la última década.

El *Ozone Monitoring Instrument* es una de las herramientas con las que cuenta el satélite **Aura**, que permite distinguir los niveles de compuestos como el dióxido de nitrógeno (NO2). Este contaminante es emitido de forma mayoritaria por los tubos de escape de los vehículos a motor y cuya exposición continuada se ha relacionado con un daño irreversible en nuestras vías respiratorias. En los siguientes mapas de la NASA se observa la concentración global de dióxido de nitrógeno desde 2005 hasta 2014 (en rojo se muestra un aumento de los niveles de NO2 y en azul una reducción de su concentración):

NASA

Al examinar un poco más de cerca la situación del viejo continente, la NASA ha reflejado el **impacto de las medidas para reducir la emisión de los contaminantes tóxicos**. De acuerdo a los resultados de la NASA, Europa, Japón y Estados Unidos han mejorado sus niveles de contaminación del aire, contando en la actualidad con una calidad del aire más favorable que hace una década. Por el contrario, China, India y Oriente Medio han visto cómo su atmósfera presentaba una mayor concentración de compuestos tóxicos como el NO2, como consecuencia del «crecimiento rápido de sus economías y de una industria en expansión», aseguran los investigadores.

NASA
NASA
NASA

La puesta en marcha de medidas para monitorizar la **calidad del aire**, tales como este trabajo de la NASA o el proyecto iSPEX a nivel europeo, servirán para combatir este problema medioambiental que afecta directamente a la salud de la ciudadanía. La contaminación del aire ha de ser una prioridad política para los gobiernos del planeta, como también puso de manifiesto la celebración de la reciente Cumbre del Clima de París y el histórico acuerdo contra el cambio climático.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.