La muerte de Pablo Neruda sigue siendo un misterio. Pero hoy está más cerca de resolverse, gracias a una investigación realizada por la Corte de Apelaciones de Santiago. Según publica en exclusiva El País, el informe oficial ve "claramente posible y altamente probable" que el poeta chileno fuera asesinado por terceras personas. En el caso de que la hipótesis fuera cierta, el documento plantea que la inoculación de sustancias aún no determinadas en el abdomen hubieran provocado la muerte del Premio Nobel de Literatura seis horas después de la inyección.El poeta recibió una extraña inyección en el abdomen, que podría haber precipitado su muerte

El poeta falleció el 23 de septiembre de 1973, doce días más tarde de la sublevación militar de Augusto Pinochet. A pesar de que el informe reconoce que Pablo Neruda padecía un cáncer de próstata en estado avanzado, la investigación nunca llegó a determinar las causas de su muerte. El documento al que ha tenido acceso El País también reconoce que "el certificado médico de defunción fue extendido por el médico tratante (urólogo), vía telefónica, desde su domicilio, sin examinar al paciente".

Esta anomalía se ha justificado tradicionalmente por el toque de queda impuesto por los militares sublevados. Pero existen más circunstancias extrañas alrededor de la muerte de Pablo Neruda, como la importancia intelectual y política del poeta, los dos "brutales allanamientos" de su casa perpetrados por soldados como los de la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes (campo de concentración y tortura ordenado por Pinochet), la negativa de concederle un salvoconducto y su inminente viaje a México. En ese sentido, el Premio Nobel de Literatura de 1971 había sido invitado por el presidente Luis Echeverría, traslado que podría haber supuesto la formación de un gobierno chileno en el exilio.

Pablo Neruda

El periódico El Mercurio también publicó el 24 de septiembre que al poeta se le inyectó "un calmante" en el abdomen, hecho bastante extraño ya que lo normal en este tipo de procedimientos es que se realicen por vía intravenosa o mediante el uso de un catéter. La desaparición de documentos clave para determinar la causa de su fallecimiento, tales como la ficha médica del paciente, los resultados de la biopsia de la próstata, del examen histológico o del informe de la autopsia, entre otros, es considerada como relevante para la Corte de Apelaciones de Santiago. Por último, el documento publicado por El País también alude a la detención de Manuel Araya Osorio, chófer de Pablo Neruda que fue recluido como Víctor Jara en el Estadio Nacional, como muestra de que "el aparato de Seguridad sí tenía certeza de su objetivo y de los medios para obtener el resultado esperado".Las coincidencias sobre el fallecimiento de Neruda apuntan a que fue probablemente asesinado

La investigación sobre el fallecimiento de Pablo Neruda comenzó en 2011. La exhumación del cadáver y los primeros exámenes toxicológicos de 2013 no arrojaron pruebas concluyentes. Al no poder determinar si la muerte había sido por causa natural o por acción de terceros, los estudios continuaron. En noviembre de 2013, los científicos encargados del caso tampoco pudieron descartar que el poeta hubiera recibido, en las horas previas a su fallecimiento, algún agente químico, biológico o radiactivo que hubiera hecho empeorar su estado de salud. Este mismo año el Ministerio del Interior de Chile anunció su incorporación a la investigación, cuyos últimos resultados apuntan al probable asesinato del poeta.

👇 Más en Hipertextual