Durante los últimos meses han sido muchas las ocasiones en las que por una cuestión o por otra las noticias sobre empresas dedicadas al reparto de comida a domicilio son cada vez más numerosas.

Durante el primer semestre del año Just Eat se ha embolsado un 59% más que en el mismo periodo de 2014Con nuestra versión española, La Nevera Roja, que cerró una ronda de financiación y luego fue comprada por Rocket Internet, para después convertirse en una empresa inversora. Amazon que se ha subido al carro del reparto de comida, y el maltrecho Uber que ha resurgido de sus cenizas cual ave fénix y ha reconvertido a sus conductores para dedicarse a repartir comida. Sea como fuere, y quizá porque nos hemos vuelto bastante vagos para cocinar o ir a un restaurante, este tipo de compañías están en su punto más álgido.

Just Eat, la firma británica que compite por la pole del reparto a domicilio también pasa por lo que en términos literarios sería el dorado de los repartos. Con presencia mundial, sigue creciendo por todos los rincones del planeta a golpe de talonario; la compañía anunció su entrada en México con la compra de Sindelantal, además de iniciar su andadura en la Bolsa de Londres unos meses antes.

Pero pese a los gastos y dispendios de la entidad, las cifras parece que están de su parte. Ya que según su último informe semestral Just Eat ya dispone de 11 millones de usuarios activos, a nivel mundial, lo que supone un aumento del 59% respecto al mismo período del año anterior. Esto en cifras se traduce en que por llevar la comida desde la cocina del restaurante a la puerta de nuestra casa Just Eat ya se ha embolsado 150 millones de euros en los seis primeros meses del año, casi el doble que en 2014. Una cifra nada desdeñable.

Parece ser que de momento todo son vientos favorables para Just Eat, pero habrá que ver si la progresión de crecimiento se mantiene para los resultados anuales, y podemos decir que de verdad 2015 es el año de Just Eat.