Hubo un tiempo que editar fotos era una tarea únicamente disponible para aquellos privilegiados que tenían un ordenador capaz de ello. Por lo tanto, utilizar programas profesionales era algo exclusivo y reservado para unos pocos. Sin embargo, cada vez más, se ha democratizado el acceso a un software que nos permite alterar las imágenes a nuestro propio antojo.

Ahora podemos modificar una imagen desde cualquier lugar utilizando, por ejemplo, nuestro smartphone. Eso es algo que en Adobe saben, y por ello las novedades del último Creative Cloud estuvieron centradas en crear en entorno de trabajo entre diferentes aplicaciones para que fuesen utilizadas como una sola. Se trataba entonces de unificar todo lo que hacemos en nuestro smartphone, tablet o PC gracias a CreativeSync.

Sin embargo, ¿es realmente posible editar fotos en cualquier lugar? Puede que con algunos gadgets se pueda alcanzar cierto nivel de edición, pero quizá éste es demasiado básico o no se corresponde con lo que un profesional necesita. Así, hemos pasado una semana con una Surface Pro 3 y Adobe Creative Cloud para comprobar cómo es la experiencia de editar en un dispositivo portátil y pensado para ser transportado a cualquier lugar donde nos desplacemos.

Surface 3 Pro

   

Para empezar, sería propio conocer algunas de las características del gadget de Microsoft. Según ellos, se trata de un híbrido entre una tablet y un portátil que ofrece lo mejor de los dos aspectos. Por un lado es compacto y cómodo de trasportar, mientras que por otro también posee la potencia propia de equipos mayores. La versión que hemos probado posee un Intel Core i5 4300 CPU 1,90 GHZ - 2.50GHZ y 8GB de RAM, por lo que, sobre el papel, no debería darnos ningún problema para mover las aplicaciones de Adobe.

Uno de los aspectos a destacar es la calidad de su pantalla, la cual es una ClearType Full HD de 12 pulgadas con una resolución de 2160 x 1440. Una definición idónea para poder apreciar nuestras imágenes con todo detalle. Por otro lado, también encontramos un lápiz con más de 250 niveles de sensibilidad a la presión, sobre el que entraremos en detalles más tarde.

Editando con Adobe CC

Créditos: Michele Rizzardi

Principalmente, lo que hemos probado es la forma en la que se puede editar en Photoshop CC empleando la Surface 3 Pro. El rendimiento del dispositivo de Microsoft se encuentra a la altura de las circunstancias, permitiéndonos manejar con soltura todas las características del programa de Adobe.

La sensación es la de tener un bolígrafo real en nuestras manos Para obtener la mejor experiencia vamos a necesitar el lápiz que hemos mencionado anteriormente. Al sostenerlo, la sensación es la de tener un bolígrafo real en nuestras manos, tanto en peso como en dimensiones. Un punto a favor de éste es la precisión con la que podemos utilizarlo, algo muy útil cuando tenemos que trabajar con imágenes de un modo muy detallado.

Quizá, los que encuentren más útil este producto sean aquellos que desean utilizar Photoshop como lienzo para sus dibujos. El software permite cambiar entre diferentes modos de pinceles que varían la forma y el estilo del trazo, algo que unido la sensibilidad del lápiz suponen ingredientes perfectos para confeccionar un diseño exactamente con las características que deseamos.

Con respecto a la edición de fotografías, donde más podemos aprovecharnos de sus características es la hora de seleccionar zonas concretas de nuestras fotos. Es decir, sus funciones adquieren su mayor valor cuando se trata de utilizar herramientas como el lazo, la selección rápida, o la de sobreexponer y subexponer. Como hemos mencionado, gracias a la precisión del lápiz se puede modificar la imagen de forma muy concisa. Asimismo, también puede ser útil cuando realizamos una máscara de capa y tenemos que decidir qué partes de una instantánea queremos dejar ver en nuestro cuadro.

A grandes rasgos, podemos decir que la experiencia con la Surface 3 Pro y Adobe CC es positiva, aunque ésta es especialmente buena cuando tenemos que realizar labores de extrema precisión. Por lo tanto, esta unión de software y hardware será recomendada para aquellos que trabajen con aspectos más relacionados con el diseño y el dibujo que con la fotografía en sí.

No obstante, la utilidad que le encontremos dependerá del tipo de edición que estemos acostumbrados a hacer. Si lo que queremos es aplicar un revelado básico a nuestras fotos, un portátil puede una opción más adecuada (y barata) para ello; pero si lo que deseamos es alterar imágenes basándonos en herramientas que requieren de una gran rigurosidad, Surface y Adobe CC encajan a la perfección.

Los avances en tecnología posibilitan la miniaturización de los dispositivos, provocando así que las tareas que antes únicamente podíamos realizar en casa ahora se encuentren a nuestra disposición en cualquier momento. Da igual que utilicemos smartphone, tablet o PC, ahora todo se encuentra conectado.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.