Durante los últimos años, el número de aficionados al ciclismo ha aumentado a niveles nunca antes vistos. Ya sea por moda o por gusto por el deporte, lo cierto es que se ha creado todo un **ecosistema en torno al mundo de estos vehículos de dos ruedas**. Las startups, como era de esperar, han aprovechado el filón y han visto un nicho de mercado para crecer y ofrecer servicios y productos nuevos específicos para estos amantes del deporte. Algunas que venden bicis que no se pueden robar, sistemas inteligentes para adaptar nuestros vehículos o colaborativas para prestar nuestra bici. Sea como fuere, hoy podemos sumar otra más a un sector que se encuentra en alza: [**BKIE**](http://www.bkie.com/es/).

La aplicación permite la compra-venta de bicicletas y componentes de segunda mano **de ciclistas para ciclistas**, lo que permite poder preguntar por los detalles técnicos de los productos a personas que saben de lo que están hablando, cosa que muchas veces no pasa con los vendedores, e incluso probarlos antes de comprarlos. La aplicación, además, ofrece un **sistema de geolocalización** para mostrar a los usuarios las ofertas más cercanas.

De momento BKIE quiere centrarse en España, y luego empezar a operar en el norte de EuropaEs precisamente esa cercanía, y la posibilidad de **interactuar con personas que comparten tu afición** y está especilizada en este mundo, lo que quiere explotar BKIE. Podemos comprar y vender productos, incluidos los relacionados con las bicis, en muchas plataformas, pero en este caso **existe un valor añadido**. O al menos esto pensó su fundador, Marc Borrel, cuando intentó comprarse una bici de segunda mano en una web generalista; tanto perdió la cabeza que hasta decidió montar una startup a partir de su desastrosa experiencia. Los primeros resultados no tardaron en hacerse esperar y en pocos meses se llegaron a las 100.000 descargas y a un **inventario valorado en 2,5 millones de euros** aproximadamente.

BKIE, que tuvo su origen bajo el resguardo de 101startups, y que ya lanzó con éxito SmartSea cuenta, además, con dos premios a su espalda: StartupBit Baleares e IMPACT, que **valoraba su proyección internacional**. Un crecimiento al exterior que se están tomando con calma, pero que está ahí, muy presente; de momento BKIE quiere afianzarse en España y ofrecer un servicio de calidad para después lanzarse al norte de Europa, donde la cultura del ciclismo está más arraigada y, por tanto, donde seguro hay más negocio.