Fotograma de 'Hannibal' - NBC

**La tercera temporada de la serie sobre “las hazañas” del famoso doctor Hannibal Lecter**, exquisito comehombres, **ha llegado a su fin, y todo apunta a que será la última**: la NBC ya anunció que había decidido cancelarla a causa de sus bajas audiencias, y parece que todos los intentos de Bryan Fuller, su creador, por que alguna cadena o plataforma digital la retomase para una cuarta temporada han sido en vano, y ni Netflix quiere recoger el testigo porque no posee los derechos de las tres primeras temporadas para dispensarlas online, ni Amazon está dispuesta a ello porque desea que las series originales la definan. Además, la implicación de algunos actores principales y del propio Fuller en nuevos proyectos no ha ayudado demasiado en sus intentonas. Así que, por lo pronto, lo único que nos queda es evaluar el camino recorrido por *Hannibal* hasta que ha dicho adiós, quizá para siempre.

## Tres años de sangrienta hipnosis

Para aquellos que hemos disfrutado con la evolución de la serie y nos hemos puesto las botas con su delicioso estilo barroco, con una elaboración tan reflexionada y obsesiva de cada plano y cada secuencia que se ve en pantalla y cada línea de diálogo que se escucha, nos sobrecoge y nos **parece incomprensible la caída paulatina de la audiencia** hasta ese vergonzoso mínimo histórico del penúltimo capítulo. **Un trabajo de semejante calidad no debería sufrir el desprecio de los espectadores**, ni su supervivencia debería depender de ello.

Imagen promocional de la 3ª temporada de ‘Hannibal’ – NBC

**La primera temporada sentó las bases** de este estilo, y mostró a las claras que, no obstante, *Hannibal* no es una serie para todos los estómagos, que el horror que aborda, no es solamente los actos y las consecuencias de la violencia más enloquecida, sino también las oscuridades más terribles que se esconden en el espíritu humano, que esto iba a enseñarse sin ningún tipo de tapujos, y que hasta su decidida apuesta por el surrealismo onírico al enseñarlo iba a servir para acentuar unas imágenes tan perturbadoras. Y a todo ello añadimos **la pesadilla absoluta en que se convierte la historia para el personaje de Will Graham**, al que interpreta Hugh Dancy, y para los que la sufrimos con él, **rematada con una brillantísima vuelta de tuerca al material original** de la primera de las novelas sobre Lecter de Thomas Harris, *El Dragón Rojo*.El final de la serie ha sido tan intenso como era de esperar, y tan coherente, conclusivo y abierto a la vez como hacía falta

**Desde el mismo planteamiento de la segunda temporada se nos mantuvo toda ella en vilo**: comienza con un impresionante enfrentamiento y, mediante un enorme flashback, nos narran lo ocurrido hasta que llega esa situación, cómo continúa el pérfido juego de Lecter y lo que realmente es la historia de este ciclo, la de una doble caza enfermiza que **concluye con otra bifurcación frente a lo conocido** e inenarrable brutalidad.

Y en **esta tercera y última temporada**, que empezó más espesa de lo habitual y se fue dinamizando hábilmente, la caza prosigue, con intereses contrapuestos, nuevos juegos macabros y el mismo estilo inconfundible, escenarios distintos que favorecen la explotación de su particular belleza y tramas que provienen de la tercera novela sobre Lecter, *Hannibal*. Se encuentra **dividida en dos partes claramente diferenciadas**, y cuando parecía que todo había vuelto al cauce que los seguidores del buen doctor tan bien conocemos, un nuevo bandazo nos saca del mismo y nos brinda **un final a lo Sherlock Holmes que es tan furibundo como se esperaba, del todo coherente para la trayectoria de sus protagonistas y perfecto tanto para ellos como para terminar la serie con él o propiciar su continuación**. Satisfactorio, a fin de cuentas.

Fotograma de la 3ª temporada de ‘Hannibal’ – NBC

Bryan Fuller ha hablado mucho en su tenacidad de una hipotética cuarta temporada, que dice tener ya escrita y que “gira en torno a un plan que se ha torcido”, y la vende como “más oscura” y “verdaderamente impactante”, lo que, visto todo lo anterior, la convertiría en una apoteosis de la oscuridad y el impacto: son frases promocionales, con toda probabilidad.

Debido al final de la tercera, al menos su primer tramo **no podría adaptar *El silencio de los corderos*, como sería lo suyo a estas alturas**, pero dado que los derechos de adaptación no los posee la productora Martha de Laurentiis sino la Metro-Goldwyn-Mayer, que se ha mostrado reticente a cederlos, emplazando a Fuller a consultarlo el año próximo, tampoco sería posible en cualquier caso. Y eso que a algunos **nos encantaría, no sólo que la serie continuara, sino ver a una nueva Clarice Starling enfrentando a Hannibal Lecter** con el estilo hipnótico al que nos han acostumbrado estos tres años, e incluso conociendo a Will Graham. Eso sería un gran disfrute. Pero, **si no fuese posible, al menos nos queda esta gran historia cerrada con inteligencia**.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.