Casi tres años después de su lanzamiento Diet Coda (a partir de ahora Coda for iOS) recibe su mayor actualización hasta la fecha, renovando por completo su diseño y añadiendo novedades como una versión para iPhone, un gestor de archivos mejorado, Playgrounds y soportando nuevos lenguajes de programación y protocolos de conexión.Algunos medios llevan meses pidiendo llegada de un iPad "Pro", un iPad con más pantalla, más RAM, más procesador, un stylus, un teclado como el del Surface y, por qué, cuatro puertos USB 3.0 y algún HDMI. Bueno, y que no se nos olvide un VGA. Un iPad "con el que se pueda trabajar" en definitiva. Parece mentira que hayan pasado 5 años desde el lanzamiento del iPad y aún sigamos pensando que la única forma de usar un tablet para trabajar sea convirtiéndolo en un portátil. No voy a negar que una pantalla más grande puede ser de utilidad, o que la RAM siempre es bienvenida, pero de nada sirven todos estos accesorios de ordenador por fascículos si el software no nos permite hacer lo que necesitamos. A día de hoy el software que necesita un iPad para ser Pro se divide en dos partes: sistema operativo y apps.

El primero ha quedado caso cubierto gracias a iOS 9, que cuando llegue en otoño traerá consigo mejoras como una multitarea que por fin permite tener múltiples ventanas, un teclado con control de cursor como el de Ulysses para iPad y una barra extra con funciones, mayor conexión entre apps gracias a los "deeplinks" y un sistema de búsqueda que por fin puede "ver" dentro de apps de terceros. Con todas mejoras iOS en iPad va a estar más cerca de OS X que nunca. Y lo mejor de todo es que pese a que muchas de estas características son típicas de los ordenadores de escritorio se han integrado siguiendo la filosofía Post-PC, aunque de esto mejor hablar cuando publiquemos nuestro análisis de iOS 9 en otoño.

Pero de nuevo, de nada sirven todas estas mejoras (y todas las mejoras de hardware) si no contamos con la pieza adecuada para completar el puzzle: Una app que sea la guinda del pastel. Y es que si seguimos al pie de la letra lo que dijo Jobs, el iPad es un lienzo en blanco que se convierte en lo que quiera que haga la app que se esté usando en ese momento (una idea que se asimilaba rápidamente gracias al diseño skeumorfista de la era pre-iOS 7). De ahí que si usamos apps como Fantastical, Omnifocus o Evernote nuestro iPad se convierta en la PDA que siempre nos prometieron. En cambio, si somos escritores quizás debamos usar Editorial, Mindnode o Drafts. Y si nos dedicamos a crear páginas web la app que no puede faltar en nuestro iPad si queremos trabajar en él es Coda for iOS (anteriormente conocida como Diet Coda).

Desarrollada por Panic (padres de apps como Transmit for iOS o Prompt), Coda for iOS es la versión móvil del software definitivo para programar webs en OS X. Una solución completa que incluye todo lo necesario para crear una web desde cero: uno de los mejores editores de texto que he probado, un sistema de previsualización "pixel-perfect", un cliente FTP de primer nivel y un cliente SSH.

Si bien es cierto que la poca cantidad de novedades y mejoras desde su lanzamiento (tres actualizaciones mayores y ocho solucionando bugs) en mayo de 2012 han llevado a pensar que Panic había abandonado por completo la versión de iOS de Coda hoy vuelven a la carga con una actualización que renueva de arriba a abajo la app. Con novedades como una versión para iPhone, un nuevo diseño, sincronización en la nube (con Panic Sync), mejoras en editor, sistema de previsualización y gestor de archivos además de una decena de pequeños detalles se podría decir que estamos ante una app totalmente nueva. Una app que cada vez tiene menos que envidiar a su versión de Mac y que por lo tanto ya no tiene motivos para llamarse “Diet”.

Diseño

Como era de esperar una de las grandes novedades de esta versión es diseño. Parece que al final el premio a la última app de iOS 6 en adaptarse al nuevo lenguaje visual va a ser para Tapbots con Tweetbot para iPad, aunque Panic con Coda for iOS no se lo ha puesto nada fácil. Bromas aparte, y aunque llega bastante tarde (seguramente por centrar sus recursos en Transmit para iOS y Prompt 2, el trabajo que han realizado rediseñando Coda demuestra que Panic sabe cómo crear interfaces para apps profesionales como nadie.

Cuando Apple dio el paso a iOS 7 muchos pensábamos que con el cambio acabaríamos por perder la personalidad que cada desarrollador ponía en sus apps, como el toque robótico de Tapbots por ejemplo, sin embargo el tiempo nos ha demostrado que estábamos muy equivocados. A algunos les ha costado más que a otros, pero casi dos años después del cambio muchos desarrolladores ya cuentan con su propio estilo dentro de la aparente sencillez de iOS 8. En el de Panic predominan los tonos oscuros en el fondo con tipografías claras e iconos multicolores.

Los tonos oscuros le dan un aire aún más profesional a la appEn este sentido Coda for iOS no es ninguna excepción y sigue el mismo camino que ya habíamos visto en Transmit for iOS y Prompt 2. Y sinceramente, me alegra que sea así. Los tonos oscuros le dan un toque aún más profesional a una app que ya de por si expulsa productividad por los cuatro costados. Por no hablar de que resulta mucho más cómodo para la vista (sobre todo en situaciones de poca luz). Aún así personalmente me gusta más el acabado de Transmit con ese toque azulado (similar al tema oscuro de Twitterrific al negro puro que aparece en algunos menús.

Por suerte, prefiramos la combinación de colores que prefiramos Coda for iOS nos ofrece una gran variedad de temas para el editor. De esta forma tenemos un gran abanico de opciones donde elegir para personalizar la parte más esencial de la app a nuestro gusto. Gracias a los 6 temas, la posibilidad de usar el teclado oscuro o el claro, 4 fuentes a elegir y un control total en el tamaño de letra y la altura de línea podemos ajustar el aspecto hasta el más mínimo detalle.

Pero los cambios en el diseño no solo se quedan en un simple lavado de cara, también se han realizado cambios en la estructura. Panic ha cogido todo lo que ha aprendido estos últimos años y al mismo tiempo que cambiaba de sitio algunos botones y añadía unos cuantos menús y barras de herramientas ha mejorado con creces la navegación. No es que antes fuese todo un caos, pero ahora todo se encuentra tal y como uno lo espera en una app de iOS.

Panic ha cogido todo lo que ha aprendido creando apps de iOS en los últimos años y lo ha plasmado en CodaAunque el mayor cambio estructural de todos ha sido coger todos los elementos de la interfaz de la versión iPad y adaptarlos para que entren en las 3,5”, 4”, 4,7” y 5,5” de la pantalla de iPhone. Puede que partes cómo la versión horizontal para los iPhone más grandes haya sido fácil, puesto que en su mayoría sigue la misma linea del iPad, sin embargo diseñar teniendo en cuenta los teléfonos más pequeños no ha tenido que ser nada fácil. Si es cierto que hay algunas partes algo confusas, pero en general la adaptación es casi perfecta.

De hecho, a nivel de diseño, el mayor problema que me he encontrado es la forma en la que se ha implementado la barra extra sobre el teclado en la versión de iPad. Mientras la de iPhone tiene el tamaño adecuado, la de iPad es demasiado alta (incluso algo más que la versión anterior). Entiendo que con ello buscan tener botones más grandes (y por lo tanto fáciles de pulsar), sin embargo al final acaba robando demasiado espacio y teniendo menos accesos directos de los que deberíamos. Dicho esto no estaría mal que para futuras versiones diesen la opción de personalizar el orden y los accesos que aparecen sobre el teclado como hacen apps cómo Drafts 4.

Características

Nada más entrar nos encontramos con la primera novedad de Coda for iOS: Panic Sync. Disponible desde hace algunos meses en Coda 2.5 y apps como Transmit for iOS o Prompt 2, Panic Sync es el servicio de sincronización en la nube que los programadores de la app ponen a nuestra disposición para poder tener todos nuestros sitios, clips y credenciales de acceso en todos nuestros dispositivos y apps de Panic. O lo que es lo mismo, una vez iniciemos sesión no tendremos que configurar nada más. Eso si, esto no es un Dropbox o iCloud Drive al uso, puesto que no se sincronizará ningún archivo.

Con Panic Sync podemos sincronizar nuestros sitios, clips y credenciales de accesoUna vez activada la sincronización entramos de lleno en la sección de proyectos, donde aparecerán los que hayamos configurado en otras versiones de Coda o podremos añadir nuevos. Los proyectos aparecerán de dos formas distintas: en un grid con una previsualización de la web o en una lista. He tenido algunos problemas para conseguir que cargue la previsualización en dos de mis proyectos, presumiblemente por que ambos tenían un index.html que redirigía a otra web, aunque viendo que en Coda para Mac no es ningún problema no entiendo por qué debería serlo en iOS. Si preferimos las listas Panic nos da la opción de añadir un icono que nos ayude a diferenciar más fácilmente los distintos sitios. Un icono que podemos sustituir por la imagen que nosotros queramos (y si es un PNG se mantendrá la transparencia).

Si editamos cualquier proyecto podemos elegir la ruta en la que se encuentran los archivos, tanto los que se encuentran en local como los que se encuentran en el servidor. Esto nos permite que cada vez que abramos un proyecto nos encontremos con los archivos adecuados. Sin embargo, pese a contar con esta característica Panic ha decidido no incluir la función “Publish” de la versión de OS X. Esta función nos permite editar varios archivos en local y cuando Coda detecta cambios nos muestra una lista con todos ellos y nos da la posibilidad de publicar todos los cambios en el servidor. Una pena que de momento se haya quedado fuera.

Dentro del apartado del cliente FTP con el que cuenta Coda for iOS, he de mencionar que a los protocolos de transferencia soportados al FTP, SFTP, FTP con SSL implícito y FTP por TLS/SSL se le unen WebDAV (HTTP/HTTPS), Amazon S3 y DreamObjects. También se ha añadido un explorador de archivos dual en el que como viene siendo habitual en muchos clientes FTP podemos navegar al mismo tiempo los archivos que tenemos en local y aquellos que se encuentran en el servidor.

Aunque la novedad más interesante del gestor de archivos de Coda es que comparte almacenamiento local con Transmit para iOS. De esta forma todos los documentos y archivos que tengamos en local en cualquiera de las dos apps será accesible desde la otra. De esta forma podemos crear fácilmente un flujo de trabajo en el que usemos características exclusivas de Transmit como su extensión (para incluir archivos de apps de terceros dentro de nuestro proyecto) o su “Twin-Turbo Background Transfer Engine” para que las transferencias sean aún más rápidas.

Una vez tengamos acceso a los archivos Coda nos da varias opciones a parte de editarlos. Podemos trasladarlos, duplicarlos, borrarlos, abrirlos en otras apps, exportarlos, subirlos y descargarlos, copiar la URL o el Path, comprimirlos e incluso cambiar los permisos de lectura y escritura. Todo lo necesario para gestionarlos sin echar en falta un ordenador.

Cuando nos decíamos por crear o modificar un documento nos encontraremos con uno de los editores de código más completos que he visto en iOS. A parte de hablar HTML y CSS Coda conoce 30 lenguajes de programación distintos (entre ellos Java, Javascript, PHP, Python, Ruby, Objetive C, Swift, XML y SQL). Como viene siendo habitual en los últimos años en todos los editores de código el editor cuenta con “syntax highlight” para facilitar la lectura y autocompletado para aumentar el ritmo de escritura. También incluye pestañas, por lo que podemos tener varios documentos abiertos a la vez o incluso una ventana de Terminal o un Playground (de los que hablaré en un momento).

En el caso de que repitamos grandes bloques de código o queramos crear plantillas que nos faciliten empezar un nuevo documento podemos recurrir a los “Clips”. Con solo pulsar el icono * podemos insertar cualquier pedazo de texto que necesitemos. La app cuenta con algunos de serie pero podemos añadir los nuestros fácilmente y gracias a Panic Sync se sincronizarán en la nube con el resto de nuestras versiones de Coda.

Si lo que queremos es editar nuestro código Coda for iOS cuenta con características como un potente buscador con capacidad de remplazar texto y lo que Panic denomina como “Super Loupe”. Gracias a esta evolución de la lupa que incluye iOS para facilitarnos la selección de texto podemos situar el cursor de forma tan precisa como lo haríamos con un ratón.

Para aquellos que usen bastante el lenguaje Javascript esta segunda versión de Coda cuenta con “Playgrounds” que nos permiten experimentar y probar nuestro código directamente en el iPad y una consola web con la que podemos evaluar nuestro código al mismo tiempo que trabajamos con los elementos DOM de nuestro HTML.

Lo único que he echado en falta en el editor es la posibilidad de editar un mismo documento de forma colaborativa en local, una característica que lleva tiempo en la versión de Mac de Coda y que puede resultar de gran utilidad en un dispositivo tan portátil como el iPad. Simplemente nos sentamos junto a nuestro compañero, abrimos Coda for iOS en nuestro iPad y empezamos a crear o arreglar el CSS de una web. Tocará esperar a próximas versiones.

Una vez hayamos realizado un cambio significativo en nuestra web o hayamos llegado al punto en el que ya empieza a tomar forma podemos previsualizarlo cómodamente dentro de la propia app y sin vernos obligados a guardar y subir el archivo al servidor. Solo tenemos que pulsar sobre el “ojo” cuando editamos un documento para ver una previsualización de nuestra web, aunque si lo preferimos podemos abrir una nueva pestaña para ello. Y hablando de previsualización también se ha mejorado AirPreview, una característica que nos permite usar nuestro iPad (y ahora iPhone) cómo una segunda pantalla donde ver a tiempo real el resultado de nuestro trabajo. Esta característica tan útil cuando tenemos un ordenador portátil o no disponemos de una segunda pantalla ahora es mucho más rápida y estable.

En cuanto al Terminal, que ahora incorpora las novedades más importantes de Prompt 2, nos permite conectarnos por SSH a nuestro servidor para realizar los trabajos y tareas de mantenimiento que necesitemos. Podemos almacenar nuestros comandos más usados en la sección de “Clips”, cuenta con “agent forwarding” y demás.

Por último, esta segunda versión de Coda para iPhone e iPad cuenta con una serie de pequeñas mejoras que no solo lo convierten en un ciudadano de primera en iOS 8 si no que facilitan tanto la puesta en marcha como el día a día con la app. Se ha mejorado la accesibilidad para que las personas con problemas de visión la puedan usar con mayor facilidad, se ha añadido soporte para la extensión de 1Password (con la que podremos iniciar sesión en nuestros servidores con mayor facilidad), ahora podemos usar Touch ID como contraseña de acceso y se han incluido notificaciones para las transferencias en segundo plano.

Conclusión

Desde el lanzamiento de la primera versión de Coda en 2007 Panic ha recibido grandes halagos por parte de la prensa y los usuarios. La idea de juntar todas las herramientas necesarias para construir desde cero una página web fue revolucionaria en su día en Mac OS X y lo es hoy en iOS. En su concepción Apple planteo el iPhone y el iPad para usar una única app a la vez y aunque esta realidad ha ido cambiando en los últimos años (sobre todo con la llegada de las extensiones, el "Document Picker" y la futura multiventana de iOS 9 en iPad) iOS sigue estando un paso por detrás de OS X a la hora de crear flujos de trabajo que conecten varias apps.

Claro que dentro de unos meses podremos tener un cliente FTP abierto en nuestro iPad al mismo tiempo que un editor de texto, sin embargo, el valor de Coda for iOS va mucho más allá que la suma de todas sus partes. Es más, aunque consigamos juntar varias apps con todas las funciones que incluye la app de Panic difícilmente podremos crear un flujo de trabajo tan integrado. Por no hablar de que seguramente no cuenten con la misma calidad o el precio de todas ellas supere los 9,99€ que cuesta Coda for iOS.

Echando un ojo al App Store es fácil tener la sensación de que el iPad solo es un juguete. Un iPod Touch "con esteroides” que solo podemos usar para pasar el tiempo, al menos hasta que llegue el esperado “iPad Pro”. Sin embargo, gracias al empeño de compañías como Panic de llevar sus aplicaciones a iOS (y hacerlo con todas sus características, nada de versiones Touch o Diet) poco a poco cada vez más profesionales pueden aparar su ordenador en una esquina y hacer una parte de su trabajo en su iPad.

Y ahora gracias a su versión para iPhone podemos arreglar cualquier problema que tengan nuestros proyectos estemos donde estemos sin preocuparnos de encontrar un punto WiFi.

Pros

  • Junta bajo un mismo icono todas las herramientas (FTP, editor de texto, navegador y SSH) que necesitamos para programar una web.
  • Si en iPad ya era de los mejores en iPhone directamente no tiene rival.
  • Tres años después desde su lanzamiento Panic sigue ofreciendo soporte y actualizaciones gratuitas.

Contras

  • Se hecha en falta la opción "Publish" de la versión de Mac.
  • La barra extra del teclado es demasiado alta y cuenta con pocos botones. Se podría aprovechar mejor el espacio.
  • Así como el tono oscuro de Transmit es una belleza gracias a su toque azulado, el tono oscuro de Coda for iOS es algo feo por culpa de usar un negro puro.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.