La entrega de **Insidious: Chapter 3 nos lleva a los eventos anteriores de las dos películas que conformaban la franquicia. Lo hace con un horror de sobresalto**, bueno para aquellos que gustan de este género aunque con grandes lagunas en el argumento.La actriz Disney, Stefanie Scott, es la protagonista de esta entrega que fue escrita y dirigida por Leigh Whannell. A su vez Whannell hace su debut como director en Insidious: Chapter 3, no así en la franquicia ya que es un elemento que ha estado presente desde la primera entrega en la confección del guión y como actor.

Insidious: Chapter 3 logra muchas cosas como película de horror pero deja mucho que desear para convertirse en una entrega memorable. Sus recursos son comunes, lo único que sorprende son los sustos con el recurso del jump scare que está presente en toda la cinta.

Si analizamos la cinta podría dividirse sin ningún problema en dos partes, de las cuales me quedaría con la primera en la que imprime una atmósfera muy bien lograda del conflicto existente. Echa mano del sentimiento de pérdida de los seres queridos como recurso argumental y eso engancha, emociona, entristece; sin embargo eso se va quedando atrás al llegar la segunda parte: los hilos conductores se pierden, los personajes presentados se dejan en el camino y se centra en la lucha clásica en las historias del horror pero sin mayores propuestas que el predecible susto programado al final de la escena. La historia se desarrolla como una precuela, antes de la historia en la que vimos los tormentos y horror que se llevó la familia de los Lambert. En este tercer capítulo encontramos la historia de la famosa psíquica y médium Elise Rainier (Lin Shaye), quien comparte el dolor de la pérdida de un ser querido al igual que la chica protagonista. En este sentido la historia se mantiene redonda pero, como se menciona líneas arriba, se pasa a esa segunda parte que no cierra bien.

Como sabemos Leigh Whannell participa en su peculiar personaje Specs, quien forma parte del crew conocido en las entregas anteriores. Estos puntos de presentar al equipo en una etapa temprana, la historia de la médium y sus circunstancias en esos momentos resultan un gran acierto como franquicia. Se siente consolidada y fiel al estilo que ha amasado seguidores.

Ahora bien, si hay algo que se siente descuidado en esta tercera entrega, no es la historia de la damisela en peligro o la actuación de la chica, ni el entorno familiar de ella, es, sin duda, que varios personajes son descartados sin que sepamos el por qué, simplemente no vuelven a aparecer cuando se les dedicó tiempo en la historia y formaban parte del primer círculo de amistad de la protagonista. ¿A dónde se fueron? No lo sabemos, incluso, la escena final nos deja saber que toda la cinta es un «pretexto» para presentar el equipo conocido en Insidious.

En lo que concierne al horror en sí, el suspenso inicial es mucho más rico y disfrutable que los consecuentes sobresaltos por el ente o demonio que da susto por la impronta y no por su presencia amenazadora. En este sentido, la historia cae en «más de lo mismo» y se aleja de ser una entrega memorable.

Conclusión

**Insidious: Chapter 3 es una buena precuela y consolida la franquicia con una historia interesante de los personajes conocidos. Parece mucho más apta para fans de las entregas que para público nuevo. Aunque el argumento tiene una gran base inicial desperdicia elementos valiosos*, así como personajes. En general, ideal para quienes gustan del jump scare* con historias sin más intención que ser entretenidas.

Pros

  • La primera parte de la película
  • El tema de la pérdida de los seres queridos
  • La atmósfera de suspenso

Contras

  • El demonio principal poco memorable
  • Personajes presentados sin sentido
  • Abuso del recurso de jump scare

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.