Las ayudas para comprar coches eléctricos en Noruega han sido muy cuantiosas, fruto de esta inversión por parte del Estado se ha conseguido mirar al país como un ejemplo de cómo debe tratarse a la movilidad eléctrica. A las cuantías por la compra de un coche eléctrico se añadían ventajas fiscales, peajes y aparcamiento público gratuito y el uso de los carriles bus. Pero todo tiene que terminar, al menos en lo que se refiere a las ayudas que sirven a modo de incentivo.

Noruega ya ha alcanzado los 50.000 vehículos eléctricos registrados (tres años antes de lo previsto), una cifra que parece muy elevada (y lo es) pero solo representa el 2% del parque automovilístico del país. Es un porcentaje muy complicado de alcanzar sin ayudas porque los comienzos de una nueva tecnología, que requiere tantos cambios en la forma de concebir al automóvil, necesita de estímulos.

A partir de 2017 los incentivos fiscales a la compra de coches eléctricos se reducirán gradualmente, y es que podían alcanzar hasta el 50% del coste total del automóvil.

El Gobierno anunció que las autoridades locales serán las que decidan ahora si mantienen algunas de las otras ventajas como el aparcamiento gratuito y el uso del carril bus, y es que existen numerosas quejas de conductores de autobús que se han quejado de atascos producidos por coches eléctricos en horas punta.

Las exenciones fiscales se prolongarán hasta 2017 y sobre la mesa de negociaciones está transformarlas en un subsidio. Si hablamos de los peajes, o la tasa de licencia de carreteras (como la llaman ahí) pasará a partir de enero de 2018 del 0% al 50% y en 2020 los usuarios de coches eléctricos pagarán lo mismo que el resto de conductores.

Todavía quedan dos años para que la compra de coches eléctricos en Noruega siga siendo tan elevada, pero a partir de 2017 el futuro para este sector se pondrá algo más complicado, aquí es el punto en el que deben entrar los fabricantes ofreciendo productos de calidad, asequibles y con una carta de presentaciones decente. Recuerda que un buen producto no necesita de subvenciones ni ayudas, el coche eléctrico todavía no tiene esta categoría y necesita inyecciones económicas para subsistir, pero el objetivo es que pueda volar solo antes de 2020.

👇 Más en Hipertextual