Es curioso, pero vivimos en una época en la que no menos de una vez al año, durante la última década, hemos escuchado a más de una serie de televisión ser catalogada de boca en boca como "la mejor serie de todos los tiempos", o al menos, que se postule a serlo.

Y es que vivimos en la era dorada de la televisión, televisión de calidad, que da vida a producciones que hasta no hace mucho solo era posible ver en la gran pantalla, no en la pequeña, y mucho menos en la televisión por cable.

Pero así comenzó todo. Los que amamos la televisión, la buena televisión, tenemos muchísimo que agradecer a un solo canal y productor norteamericano: HBO. Es indiscutible que The Sopranos marcó un antes y un después en la pequeña pantalla, demostró que el drama, el verdadero drama, y un gran drama criminal, podía escaparse de la gran pantalla, podía dejar de contar con Al Pacino, Francis Ford Coppola o Martin Scorsese y aún ser, bueno no, brillante.

Lo que hizo David Chase que fue interpretado por el gran James Gandolfini pasó a la historia, y lo mejor, marcó un antes y un después. Y después de The Sopranos, llegó The Wire.

The Wire no es solo una serie policíaca

Lo confieso, fui de esos que durante mucho tiempo pasó por alto ver The Wire por el simple hecho de creer que "es una serie de policías más, como C.S.I. o Law and Order y esas cosas comunes e insípidas". Vamos, Law and Order fue una gran serie, pero el género está tan rayado, tan mal logrado y tan repetido, que ya aburren. No más C.S.I., no más por favor.

the wire ghetto

Y es casi increíble que haya durado tanto tiempo en verla, tomando en cuenta que uno de mis géneros de cine o televisión favoritos son los dramas criminales, peor llegué justo a tiempo. The Wire, sencillamente, no es otra serie de policías, no es otra serie de detectives con un caso diferente por episodio...

The Wire es una obra maestra

Lo que más gusta de The Wire, y lo que duele, es lo real que se siente. Cada uno de sus personajes está interpretado de una manera tan brillante, con sentimiento y hasta agonía, que más que una serie de televisión llegamos a sentir que estamos viendo una historia real, eventos que suceden, y de cierto modo, es así.

David Simon y Ed Burns escribieron la serie como un tributo/crítica/grito de auxilio en el nombre de la ciudad que más aman, Baltimore, en el estado de Maryland. Lo curioso con Baltimore es que aunque está muy cercana a Washington, la conocida capital de los Estados Unidos, es catalogada por muchos como la peor ciudad del país, llena de crimen, de asesinatos y donde reina el narcotráfico, a gran escala y de calle.

Simon fue un periodista especializado en la actividad policial del periódico The Baltimore Sun, mientras que Burns fue policía. La serie fue escrita con sentimiento y mucho dolor, no es más que la percepción de estos dos de cómo era Baltimore, sus mayores fallos, su lado más grotesco, que debía ser mostrado al mundo, como crítica, como oda.

Oh... fuck.
Oh... fuck.

Y así fue. Más allá de una simple serie de policías, tenemos cinco lados de una misma historia que se desarrollan en cinco brillantes temporadas, cada una con su propia trama, su propio epicentro, pero con la mayoría de personajes apareciendo una y otra vez, no dejando ninguna de sus historias inconclusas.

En The Wire tenemos policías, todo tipo de policía, desde los sucios, los corruptos, los honestos (raros, pero hay), los veteranos con muchísima experiencia, y los jefes que solo viven como marionetas de los políticos, que más que trabajo policial lo que hacen todo el día es besar traseros. También tenemos al ghetto, o gueto, traficantes de drogas, algunos con con supuestos códigos de moral bajo los cuales vivir, otros violentos y sangrientos asesinos.

Tenemos política y politiquería, tenemos corrupción sindical, tenemos el lado más triste, lamentable y crudo de las escuelas de la ciudad. Tenemos muchas cosas, por ello es mejor resumir en 9 razones por qué The Wire es una de las mejores series de televisión que se han hecho en la historia, y por qué deberías verla.

bubbles the wire

  • El lado más grotesco no solo de una ciudad, sino de los Estados Unidos - Baltimore es la ciudad más contaminada de este país, y no lo digo literalmente, sino que está contaminada de la droga, el narcotráfico, la corrupción y los drogadictos. Es increíble que esta ciudad esté tan cerca de la capital del país, y aún así esté tan abandonada. Bubbles es uno de los personajes que caracteriza este lado del país, este lado de la droga. Es un adicto, que hace lo que sea por unos 10 dólares para poder comprar su dosis. Bubbles es de los mejores personajes de la serie, porque Bubbles es reflejo de Baltimore.

  • El ghetto, en todas sus versiones - Los barrios de esta ciudad están regidos por el gueto, por la droga y los mafiosos más violentos y temidos. Aquí, en el día a día, se ven disparos a diestra y siniestra entre miembros de estas mafias de droga, todo por "quedarse" con una estúpida esquina, donde venden droga libremente, y que casualmente iba caminando un niño y este fue la única víctima de los disparos. El gueto es representado en The Wire de una manera tal cual como lo es en la vida real, con personajes como Avon Barksdale, el eterno soldado pero con cierto tipo de honor en su palabra, mientras que Marlo es la otra cara de la moneda, quien quiere sangre y solo sangre, y la tomará sencillamente por decir su nombre.

stringer bell the wire

  • Stringer Bell - Uno de los mejores personajes de la serie, y en general, de lo mejores y más interesantes criminales que ha visto la televisión. Stringer Bell es interpretado por Idris Elba y es el típico maleante, mafioso de barrio, que quiere superarse, que tiene una gran ambición, y que no parece cuadrar en la misma foto con el resto de su pandilla, no parece del gueto, al menos a primera vista. Stringer fue el consigliere de Avon, y en gran parte gracias a él llegó a ser lo que fue. Stringer es hermandad, lealtad, pero también ambición, mucha. Es uno de los mejores personajes de The Wire, sin lugar a dudas.

  • "SHIIIIIIIIEEEEET!" - Todos los personajes de The Wire tienen su carisma, su protagonismo, su gancho para el que ve la serie. Es imposible no querer conocer más de sus vidas, ya sea la de Jimmy McNulty, catalogado por alguno como el "personaje central" de la serie (que en realidad no es así, aunque en varios momentos parezca girar en su entorno, y es que The Wire no tiene un protagonista), como la de Bunk, su compañero. Todos y cada uno de los personajes tienen su firma, tienen su sello y aportan algo a la serie, ya sea drama e impotencia al que lo ve, o algunas risas, sobre todo cuando cierto senador dice "Shit" de una forma que solo él puede.

omar the wire

  • Omar - El favorito de muchos, Omar es una especie de justiciero o Robin Hood de Baltimore. Eso sí, Omar no le roba a los ricos para darle a los pobres, no, el solo le roba a los narcotraficantes para... bueno, para quedárselo él mismo. Está seguro de que su código es bastante moral y justo, dado que solo asesina criminales iguales o peores que él, pero en general, este maleante es uno de los mejores personajes de The Wire por todo lo que representaba: la violencia y el temor en su más puro estado, mientras que rompía paradigmas por el simple hecho de ser gay, algo que David Simon mostró de una manera sutil pero evidente, es decir, el que Omar fuera gay no era el centro de su vida, como debe ser mostrado un personaje de esta manera, y créanme, esto era algo bastante innovador hace más de 10 años, cuando nació The Wire.

  • Los niños - Como dije, cada una de las temporadas de The Wire se basa en una historia relacionada a la trama central de la serie, pero distinta. Una de las temporadas, se basaba en los niños, los niños del gueto, donde la pobreza y la violencia es el pan de cada día, además de las drogas. Es impactante ver niños de unos 10 años vendiendo drogas en las esquinas de los barrios de Baltimore, y ser golpeados sin piedad por su "jefe" (otro niño, quizás un poco mayor), porque no sacó bien la cuenta y perdió parte de la mercancía. Los niños son parte vital del gueto, porque ciertamente, son usados de "soldados" por muchas mafias de drogas en el mundo, bajo la promesa de gloria y dinero, y de "hacerse realmente hombres". Es asqueroso saber que esta es la realidad, que fue brillantemente plasmada en la serie, de la mano de uno que otro adulto que ciegamente intenta sacar a estos niños del abismo.

children the wire

  • Los políticos - Desde senadores a alcaldes, fiscales y el mismo gobernador, los políticos en The Wire son unas ratas, algunos más que otros, pero todos son unas ratas, todo se pintan de la mayor maravilla del mundo mientras viven a base de politiquería, de promesas rotas, y de llenarse sus bolsillos. ¿Te suena familiar? Sí, a mi también, y lo triste es que no importa donde vivas, puede que el político de tu zona tenga esta misma fama, solo que Simon lo muestra de una forma cínica, irónica, y con mucho shiiiiiiiiit!.

  • David Simon - El creador de la serie es un genio, así de sencillo. David Simon luego de años como periodista que cubrió día a día el crimen en Baltimore y se codeó con cuanto policía había en la época, quiso contar su historia a través de una gran serie de televisión. A partir de entonces, cualquier cosa que haga este señor, es imperdible.

rawles the wire

  • Se siente real - Finalmente, el mayor atractivo de The Wire es lo real que se siente, por todas y cada una de las razones plasmadas en las líneas anteriores. Lo que vemos en esta serie es una versión ficticia de lo que pasa día a día en Baltimore y tantas otras ciudades del mundo. Porque esa es solo una ciudad norteamericana, pero no serán pocos los que la vemos y pensamos "vaya, esto me recuerda a mi pueblo", por alguna razón u otra. En mi país, Venezuela, la violencia poco a poco se está convirtiendo en el pan de cada día, y da dolor, mucho dolor, ver a criminales impugnados y asesinatos que pasaron al olvido sencillamente como "otro más", un dolor que en The Wire ves cómo otros lo viven, y puede que sea un dolor ficticio, pero de nuevo, se siente real.

The Wire es una serie que todo amante de la televisión debe ver en su vida. Yo, opté por verla en formato 4:3, como nació, y no esa versión HD que anda por allí que si bien está muy bonita y todo, el mismo David Simon dice que la original representa lo que el quería en la serie, muestra lo que el quería que viéramos.

Vayan, corran si no la han visto. The Wire se ubica al nivel de The Sopranos, de Breaking Bad y Sons of Anarchy. Es otra obra maestra de la televisión moderna, y no podía finalizar este artículo sin un verdadero shiiiiiiiiiiit!.