Comprar un vehículo equipado con el navegador original significa dos cosas: la primera es que probablemente no lo compres con los mapas totalmente actualizados y la segunda es que solo se podía actualizar una vez al año, si es que tu fabricante te da la posibilidad. La llegada de Internet a los vehículos puede transformar totalmente el concepto de actualizar el navegador.

Gastarse miles de euros en un sistema de navegación en un dispositivo como los vehículos, que deben durarnos unos cuantos años puede ser un gasto interesante, pero deja de serlo cuando los mapas no están actualizados, calles que no existen o que no aparecen, cambios de sentidos, cortes, dirección del tráfico... Muchos son los problemas de no poder actualizar el navegador con facilidad.

Internet es vital para el coche del futuro.

Hasta ahora, para actualizar el navegador había que acudir al fabricante, solicitar el DVD, tarjeta de memoria... con los nuevos mapas e introducirlo, pero el problema siempre ha recaído en la falta de actualizaciones periódicas limitando a una vez al año esta operación, y eso en el mejor de los casos.

Imagina ahora que tu fabricante te diera la opción de recibir actualizaciones de forma periódica, cuando detecten un cambio, vía LTE recibirías la actualización en tu coche, sin desplazarte, sin molestias y con la tranquilidad que te puede dar tener un navegador actualizado, básicamente supone acercar la experiencia de usuario de un smartphone al coche.

Audi inaugura para sus vehículos de representación esta función, por ahora solo en A6 y A7 Sportback, ofreciendo actualizaciones gratis cada 6 meses durante los primeros 30 meses desde la compra del coche. A partir de ese momento tendrán un coste, pero es que hablamos que una actualización convencional puede costar entre 180 y 450 euros.

El conductor verá en su sistema de navegación una alerta para actualizarlo y lo más importante es que esta tarea no te impedirá seguir usando el sistema mientras se actualiza. También será posible actualizar solo la zona que queramos bien sea porque nos interesa tener esa región actualizada urgentemente o porque no nos hace falta más.

La llegada de Internet a los coches está siendo lenta pero vamos a ir viendo cómo con el paso de los meses más vehículos tendrán esta posibilidad a los conductores, que podrán disfrutar de una comodidad que hasta ahora solo disfrutamos en smartphones y tablets. Es un paso lógico que los fabricantes más tecnológicos van a ir añadiendo a sus vehículos en esa transformación hacia el coche tecnológico.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.