¿Cuántos sensores tiene un coche moderno? Los coches más tecnológicos están dotados de numerosos sistemas capaces de detectar desde las señales de tráfico a las líneas de la carretera o incluso los coches que no vemos. Estos sistemas, en su gran mayoría, comparten hardware, caso de las cámaras situadas en el frontal de estos vehículos o los radares alojados alrededor del mismo. Es por ello, que con actualizaciones de software se pueden mejorar sus funciones o incluso añadir nuevas.

Imagina que tu coche tiene algún sensor pero sus funciones está limitadas, bien porque en el momento de la comercialización no estaban disponibles o bien porque los desarrolladores de la marca han mejorado su rendimiento.

En el primer caso, los clientes podrían tener en su coche la posibilidad de no quedarse muy obsoletos, de poder recibir alguna mejora vía software para hacer de su vehículo algo más seguro. Por ejemplo, si nuestro coche tiene un sistema de detección de objetos, puede ser actualizable para que detecte la distancia con el vehículo que nos precede y poder así regular el uso del control de velocidad en función de una distancia de seguridad. O añadir un sistema de detección de los carriles para avisar al conductor cuando los sobrepase. O leer las señales de tráfico...

Las actualizaciones de software en los coches deberían ser tan comunes como en los smartphones y tablets.

Pero no solo es útil para poder incorporar nuevas funciones. Personalmente creo que el campo de las actualizaciones y mejoras es todavía más interesante. Y se me ocurren varios ejemplos, relacionados con el sistema de detección de señales. Las señales de tráfico suelen actualizarse con cierta periodicidad y por ello, un sistema que en su base de datos las tenga también actualizadas es muy interesante, de cara a que cuando pasen ciertos años, no se quede obsoleto.

Existen fabricantes que han comprendido esta situación y van actualizando sus sistemas, no solo los enfocados a la seguridad, sino al infoentretenimiento, con nuevos perfiles específicos para la conexión bluetooth de los últimos smartphones en salir al mercado, compatibilidad de nuevas aplicaciones con los sistemas de música de los coches, caso de Spotify. Incluso hay modelos que disponen de una tienda de aplicaciones para estos sistemas, que reciben actualizaciones con una mayor periodicidad, también estos usuarios suelen pagar un coste de suscripción, por lo que es normal que tengan lo último.

La importancia de las actualizaciones de software en vehículos tecnológicos es algo que los usuarios debemos exigir, y es grato conocer que fabricantes como Tesla así lo está haciendo con su Model S. Un pequeño fabricante que está marcando la línea a seguir en algunos campos, y éste es uno de ellos.