Luego de 10 años de haber sido lanzada, Rosetta la nave espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), está a punto de entrar en los momentos más significativos de su misión por el espacio, según se informa, que consiste en orbitar al cometa 67P/Churyumov-Gesasimenko y luego establecer un módulo que se anclará en la superficie del cuerpo celeste para su estudio.

La complejidad de estas maniobras son de sorprender y poco a poco han ido cultivando logros ya que apenas en enero de este año Rosetta envió su primer señal a la Tierra tras 10 años de viaje y de estar en un modo "hibernación". No hay antecedentes parecidos a lo realizado por ESA con Rosetta y los resultados que buscan son únicos también.

Desde hoy la misión está en un conteo en retroceso para otro capítulo en esta fascinante misión espacial, ya que el día de mañana será un momento crucial cuando Rosetta se acerque al cometa a unos 100 kilómetros y se puede seguir el livestream en el sitio de ESA.

Desde mañana hasta septiembre se mantendrá en distintos momentos de acercamiento y toma de datos para concluir con observaciones a la increíble distancia de 20 kilómetros. Luego, en noviembre el módulo Phile descenderá al cometa para hacer tomas de muestras e imágenes.

Comet_on_3_August_2014_-_NavCam_node_full_image_2

Sin duda una misión increíble, llena de retos y pasos decisivos en la historia de la investigación espacial. La importancia del estudio de este cometa se sustenta en que estos cuerpos celestes contienen información de la formación del Sistema Solar, ya que se cree no han cambiado desde entonces.

Rosetta se encuentra a más de 807 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y 673 millones de kilómetros del Sol. La sonda mide 2,8 x 2,1 x 2 metros y está compuesta por dos paneles solares, cuenta con 21 instrumentos científicos especializados para su misión. Estemos atentos el día de mañana y acompañemos a esta nave en un capítulo más de su misión.