Samsung acaba de hacer oficial la compra de la compañía norteamericana Quietside, distribuidor de aparatos de aire acondicionado. Es la segunda en una semana, después de la sonada adquisición de SmartThings por 200 millones de dólares. En este caso no ha habido notificación de la cuantía de la operación aunque la compañía surcoreana ha confirmado la adquisición del 100% de Quietside, según informa Reuters.

Quietside fue fundada en 1998 en California
Esta jugada puede entenderse como una apuesta seria por el Internet de las cosas doméstico y por el mercado norteamericano en particular. Quietside es un reconocido fabricante de dispositivos de climatización, tanto en el mercado particular como el industrial, al otro lado del charco pero. Sin embargo tal vez sea más reconocido como un distribuidor de garantías ya que posee más de 500 tiendas en todo el país, lo que la situaría como uno de los especialistas en este mercado.

Así pues Samsung completa un círculo bastante complejo que dejaría entrever una estrategia bastante enrevesada. Con el objetivo de hacerse con el mercado norteamericano del Internet de las cosas, y eventualmente con el mundial, la empresa surcoreana estaría adquiriendo a los desarrolladores de aplicaciones y dispositivos, SmartThing, que pongan cerebro a los aparatos que regularan la temperatura de sus hogares, Quietside, y, además, podrán venderlo todo en sus propias tiendas, con lo que podrán jugar con márgenes a su antojo.

Desde luego, esto es una hipótesis, pero teniendo en cuenta que el futuro mercado del Internet de las cosas puede alcanzar la nada desdeñable cifra de los 19 billones de dólares durante la próxima década es normal que Samsung quiera apostar fuerte por ello. Y es por este motivo, quizás, que la compañía se esté moviendo tanto con unas adquisiciones, a priori, incomprensibles.